Ir al contenido principal

DISCURSO FIN DE CURSO CON FÁBULA INCLUIDA



DISCURSO FIN DE CURSO CON FÁBULA INCLUIDA
 JLRAYA




http://www.diariosur.es/opinion/201706/06/curso-fabula-incluida-20170606004703-v.html

Probablemente y seguro que posiblemente, y sin sutilezas, se estén sincronizando en cientos de institutos de Andalucía la fiesta anual de Graduación de Segundo de Bachillerato. En este caso, sin duda, es una celebración o conmemoración (sin agudezas) que remata -aunque no agrede- todo un año de estudios, trabajo, exámenes, ejercicios varios, actividades y muchos quebraderos de cabeza. Sois los alumnos y alumnas responsables y tenaces los que habéis llegado a este buen puerto, unos con más pena, otros con más gloria, unos con más interés, otros con menos y eso se puede apreciar en los resultados, con más o menos matices, pero es así. Para unos es la meta y para otros, esperamos que para la gran mayoría, sea tan sólo el principio, puesto que este magnífico colofón debería convertirse en la plataforma que os catapulte hasta donde os propongáis, siempre con ganas e ilusión, desafiando como don Quijote cualquier malandrín o entuerto que se os ponga por delante. Cuando se supera un difícil escollo estamos preparados para superar el siguiente, siempre con nuestra epidermis endurecida como la coraza de “El caballero de la Blanca Luna”. Pero no tenéis que derrotar al débil, sino apoyarlo y acunarlo, no tenéis que ir contra el soñador sino absorber y apadrinar sus sueños, no tenéis que ir contra el justiciero don Quijote, sino seguir sus pasos, siempre con ilusión y esperanza, de lo contrario caeríamos en una suerte de precipicio que concluiría en un absoluto vacío.



Es cierto que la sociedad es cada vez más competitiva e impersonal, más dura y visceral, pero aunque para triunfar hay que enrolarse en esas pautas, no olvidéis el lado humano de las cosas, ni tampoco el lado humano de los humanos, que curiosamente lo tienen, aunque cada vez se encuentre muy por debajo de la dermis y haya que rascar, mejor perforar, para llegar a ese inmenso corazón, que cuando aflora puede derrumbar montañas y aniquilar al más fiero y salvaje. Esto también se basa en trabajar nuestra autoestima y amor propio, es decir, confiar en nosotros mismos, nada de flaquezas, aunque es lógico que se escapen algunas lágrimas, pero que sean de emoción o producidas por la lucha, nunca por el abandono o la disidencia. Recordad también que “A Dios rogando, pero con el mazo dando”, que los hay que confían en exceso en sus posibilidades porque se quieren y se gustan demasiado: su inteligencia es tan brillante y sus encantos tan excepcionales que son capaces de superar cualquier aprieto, cualquier entrevista, cualquier examen, cualquier prueba, porque son superiores a los demás. 


Y siguen preguntando por las recuperaciones y las Re-recuperaciones. (Mire usted, así no se puede vivir: mitad Lázaro de Tormes -la falsa monea que ninguno se la quea-, y la otra mitad don Juan Tenorio, huyendo cuando se ha conquistado y picoteando de aquí y de allí). Es decir, cuando se empiece una tarea no la dejéis a medias ni os rindáis. Eso sí, aseguraos del camino que queráis elegir, y no es que no haya vuelta atrás, que siempre la hay, sino que se puede perder un tiempo precioso y en esta ardua y dura competencia se nos adelantan y se pierde una oportunidad, quizás irrepetible. Os recuerdo cómo la tortuga venció a la liebre por su persistencia y tenacidad, mientras que la liebre, por dormirse en los laureles, ahí se quedó, observando cómo coronaban a la lenta y aburrida tortuga. Esta fábula, que como sabéis siempre encierra una enseñanza, no es un consejo actual, sino que fue Esopo allá por el siglo VI a.c. cuando la creó y Samaniego la recogió en el siglo XVIII. Pues bien, hay que recordarla y actualizarla diciendo que la clave del éxito consiste, muchas veces, en insistir, nos dice nuestro amigo Woody Allen. Cuando se nos cierre una puerta no hay que tirarse al suelo y lloriquear o llamar a mamá o a papá, sino que hay que llamar a la siguiente. Por suerte hay muchas más. Y como dice la cultura popular, que es muy sabia, “es que no estaba pa ti”.





Hay que puntualizar y recordar algo muy importante y que todos sabéis, pero no por ello hay que obviar. Un pueblo, una sociedad o un país, para que funcione debe aposentarse en unas normas, algunas más o menos flexibles, y en leyes, tan dispares como disparatadas incluso, permisivas, restrictivas, protectoras, disuasorias, persuasivas, las menos, estridentes, sabias, necesarias, a veces obscenas, otras redundantemente justas, en ocasiones invasoras y en ocasiones necesarias, muy necesarias. Intento buscar una fábula en la que sus protagonistas se salten a la torera las leyes y se líe parda. Es el inicio del caos. Esta podría ser vuestra última tarea, es decir, buscad por internet o en la Biblioteca una historia o fábula en la que los protagonistas acaben mal por no respetar las leyes. Esto es así. Nos guste o no, hay que acatar las normas, luego podremos luchar por cambiarlas y modernizarlas, adaptarlas a nuestros tiempos y necesidades, pero esto es algo diferente y legítimo, por cierto.

Seguro que ahora entendéis por qué no hay que llegar tarde, por qué no hay que usar el móvil, ni se puede comer chicle en clase, ni uno debe ir al servicio cada dos por tres, ni hay que estar hablando todo el rato, ni tampoco se debe faltar a clase, sobre todo esas primeras horas en las que el sueño y el cansancio son atroces. Hay que seguir las indicaciones de vuestro profesor o profesora, que es como vuestro “coach”, realizar las actividades que se proponen, hablar con corrección y ceder el turno de palabra entre otras normas que son básicas. No hay que saltarse estos preceptos, ni tan siquiera con esa actitud tan peculiar que adopta un individuo cuando cumple la mayoría de edad.



“Es que soy mayor de edad. Ya he cumplido los 18”. Decís a menudo.

 La respuesta sería: “Precisamente por eso. Porque tenéis que dar ejemplo a los menores.”

Para que la sociedad avance hay que succionar y arrancar de cuajo esta herencia grosera que la Picaresca nos ha dejado a lo largo de nuestra historia y nuestra cultura. Sois todos vosotros y vosotras los que tenéis que mejorar esta sociedad y luchar por un mundo mejor.

Ya tenéis las semillas, ahora debéis procurar que crezca un árbol bello, fuerte y frondoso. Tras estas palabras, doy el pistoletazo (pacífico) de salida.




Comentarios

  1. Fabuloso artículo Pepe. Muy sabios consejos y grandes verdades entendieses para los jóvenes estudiantes. Alentadoras e impulsoras frases orientadas a que puedan desarrollar y cumplir sus sueños creciendo como personas e integradas en un futuro mundo profesional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jorge. En ello estoy, educar, informar, redireccionar, respetando al mismo tiempo la libertad individual de cada cual.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESAS MADRES

Señor Berlanga

Lástima que no nos haya quedado otro L.G. Berlanga para filmar este vodevil que se ha montado y que  continúa en desternillantes fascículos coleccionables. Sólo bastaría, si acaso, Valle-Inclán, creador del esperpento, para aderezar el guion de esta farsa decadente y cutre que desde fuera, si eres un poco observador, tan sólo puede despertar hilaridad o cierta vergüenza si te sientes realmente catalán o español; que cada cual puede sentirse como le venga en gana, como si uno desea sentirse abeja o avispa al mismo tiempo, pero sin faltar el respeto, oiga.

El actor principal es un perfecto burgués llamado Puigdemont con cuatro apellidos andaluces, aspiraciones a mártir y poco inteligente en las entrevistas. Junqueras, católico que canta homilías, que lo bendice y que recuenta los votos en medio de una misa y sin repicar. Otro Rufián de ascendencia jiennense que representa la izquierda pija cool, joven malandrín antiespañol que viste de Zara y compra en Mercadona, dedicado a…