Talibanismo y canibalismo

 



Es cierto que muchos historiadores y diletantes pretenden entender el meollo de un problema remontándose a los orígenes, esto parece una verdad tautológica. No sé si deberíamos enfrentarnos al presente para poder entender las claves del pasado y no al revés. Eso de empezar la casa por el tejado lo mismo es acertado, pues lo de Afganistán podría intitularse Crónica de una muerte anunciada, Vietnam2 o Talibanismo y Canibalismo, pues esto mismo es lo que va a suceder, de hecho ya está sucediendo. Van a devorar a sus propios hermanos, que es mucho peor que comer carne humana extraña.

Tampoco se debería ideologizar en estos momentos y me congratulo de que izquierda y derecha coincidan en la atrocidad que se está legalizando, aunque algún dirigente, atado de pies y manos, intente hacernos comulgar con ruedas de molino, diciendo que han ganado la guerra. Y se queda tan pancho. Sinceramente, este siniestro guirigay no hay quien lo entienda. En un principio los rusos combatieron esta facción radical de los muyaidines porque eran claros anticomunistas, que se enfrentaron a las tropas afganas pro-rusas y al propio ejército rojo, que ahora apoya sin reparos a este claro representante del terror y del atraso cavernario. Seguramente, opino como diletante, porque combatían a las tropas de la OTAN y a los americanos, cansados ya de velar por la paz mundial y la democracia. Hay que añadir las bajas de más de tres mil quinientos soldados, entre ellos más de un centenar de españoles y unas pérdidas económicas exorbitantes. Tampoco el gobierno afgano ha sabido consolidarse y enfrentarse a su enemigo número uno. Estos machos sanguinarios vuelven presurosos a imponer la sharía o lo que es lo mismo: el terror. El pequeño avance de las leyes del 2004 será eliminado por medio de esta tenebrosa e injusta ley, basada en la sumisión, la obediencia y la precariedad personal, donde la libertad está rodeada de barrotes negros, macizos, imposible doblegarlos. Una jaula de tinieblas eternas. Prisión, latigazos, martirios insufribles, lapidaciones, ejecuciones. Muerte. No entenderé cómo los que aún puedan apoyar este régimen no se compran un apartamento en el centro de Kabul. O mejor una casita de campo, lejos de la metrópoli, donde te pueden asesinar tranquilamente si sales un día sin burka. Un descuido que puede ser letal.


Los lobos del terror se están ganando tímidamente a la prensa internacional mostrando su cara más moderada bajo falsos ropajes de corderito degollado, avisando de los miles de degüellos que quedan por venir. Incluso, hay facciones de musulmanes y de extremistas de todo el mundo que sonríen complacidos porque todo esto supone una victoria contra el imperialismo yanqui, ese que ha ido interviniendo en medio mundo porque consideraban que el mundo era suyo. Esos yanquis malvados que eran criticados por ocupar el país y ahora mucho más por abandonarlo.

No es válida la idea de que situaciones parecidas se vivan en Yemen, Arabia o el Golfo Pérsico en general porque este momento escabroso es el de Afganistán y desde luego no son tan parecidas, aquí se están instalando los extremistas del extremismo. Los que harán retornar a las mujeres a las negruras, donde los niños serán utilizados y abusados en sus macabras fiestas y volverán los Bacha Bazi – en realidad nunca se fueron-: niños comprados a las familias pobres para usarlos como escudos terroristas y como vertedero de sus inmundicias y depravaciones. Estos bailan maquillados y vestidos como mujeres para después ser, en muchos casos, violados.


¿Se puede saber a qué vienen medias tintas o mirar para otro lado porque esto no nos concierne o nos pilla un poco lejos? ¡Ah! Olvidaba que este país posee no solo una posición geoestratégica envidiable, sino que atesora una infinidad de recursos minerales muy golosos: cobre, oro, hierro, plomo, litio, cobalto o zinc. Grandes reservas para rusos o chinos, estos a su vez calibran el potencial que posee sus casi 38 millones de habitantes; de hecho podrán preparar millones de burkas en un santiamén, además no gastarán mucho en transporte, pues son prácticamente vecinos. Lo que no me cuadra mucho es el apoyo de Turquía, a no ser que sea el de mosca cojonera, o más bien ya estarán condicionados por los miles de refugiados que irán llegando, vía Irán.

La Unión Europea debería mojarse y condenar este estado del terror que retorna con la confianza que otorga la victoria y la retirada del enemigo. Las represalias serán brutales. Ya están yendo casa por casa y ejecutando a todo aquel que no es partidario de su régimen. Supongo que a muchos todo esto les sonará.

Debe entenderse esa hégira atropellada, jugándose la vida, por tierra, mar o aire, como si huyeran de un fuego infernal y devastador. Y allí van jóvenes, hombres, mujeres, ancianos, niñas. Seres humanos de cualquier edad y condición, ya que el terror no se detiene ante ningún rostro asustado o implorante.

El talibanismo y el canibalismo serán sinónimos en los libros de historia porque ambos términos se relacionen con el dolor, la masacre, la tragedia, la sangre y el terror.

Talibanismo y canibalismo | Diario Sur

Hay que recordar que el Covid surgió en el gigante asiático y desde España contemplábamos horrorizados y temblorosos aquella pandemia, que estamos padeciendo desde hace año y medio; ahora la sobrellevamos y la capeamos como podemos porque ya nos hemos acostumbrado a ella. Creíamos que este maléfico virus se iba a quedar allí.

 

Comentarios

Entradas populares