Ir al contenido principal

DOCENTES





DOCENTES



http://www.diariosur.es/opinion/201702/27/docentes-20170227003940-v.html

El célebre juez Calatayud ha visitado Málaga y por donde quiera que vaya despierta interés y expectación. Es una persona afable, cercana y campechana. Por ello cae muy bien a todo tipo de personas, sobre a todo a nosotros, los andaluces. La gente necesita muchas veces que se les dé un empujoncito y se les recuerde en ocasiones lo que resulta tan obvio, y por ello  invisible a los ojos: La educación en valores. Durante la más pura/tierna infancia se cometen muchos errores y se desarrollan lentamente durante la pre-adolescencia hasta llegar a la edad púber, en la que nos podemos encontrar con verdaderos chicos-as problemáticos que pueden ofrecer el perfil de delincuentes o criminales – Calatayud dixit-. Ha faltado la educación en deberes, que se ha obviado, frente a los derechos que han primado, incluso con su peor disfraz: los arbitrarios caprichos. Es entonces cuando los padres y madres claman y ponen el grito en el cielo y empiezan a preguntarse en qué han fallado. Es cuando sería ideal que hubiera una cámara que les mostrase una retrospectiva de aquellos primero años (tiernos e inocentes) en los que el niño o la niña apenas sabía balbucir/balbucear tres o cuatro palabras y ya se le reía sus hoscas travesuras y permitían que se impusieran sus caprichos y toleraban sus pequeñas crueldades.

   



      Llegado este momento, ese diablillo maleducado, caprichoso, tirano y agresivo entra en el instituto “asalvajado” y con la misma actitud con la que ha sido malcriado. A esos padres o madres  tan sólo les queda la esperanza de que el maestro reeduque a su hijo o hija. Y ahí deja "el marrón". Muchos de estos padres y madres se desentienden completamente porque "ya no pueden más" y se niegan a colaborar. Otros se enojan y te contestan de malos modos porque solemos pedir explicaciones o sencillamente informamos de la deplorable actitud de sus hijos-as. La mayoría de las veces asienten con vergüenza o resignación, otras se ofenden y defienden a sus propios hijos maleducados, incluso gritan y faltan el respeto (entonces recuerdas lo de  "de tal palo tal astilla"). En ocasiones, nos recuerdan que ahí estamos para educarlos  y un cúmulo de despropósitos que uno llega a la triste conclusión de que realmente se debería empezar por educar al padre o a la madre y, por el camino que vamos, no me extrañaría que, tarde o temprano, permanecieran los centros educativos abiertos para estos fines.





 Entre otras ocupaciones, los docentes tenemos que controlar las faltas de asistencia, supervisar (lógicamente) las tareas encomendadas, organizar las actividades extraescolares, controlar durante los recreos que mantengan una actitud civilizada, es decir, que no se peleen, que no griten, ni arrojen papeles ni desperdicios al suelo. También hacemos de vigilantes por si pueden traer del exterior tabaco u otras cosas peores, debemos vigilar que no deterioren el material, como pintar en las mesas o arrancar las teclas del teclado de los ordenadores o que no pinten en las paredes del aula o en las puertas, por ejemplo. Tampoco deben pintarrajear los libros de texto, debemos estar atentos al material escolar, que no  se extravíe o que entre ellos no se lo hurten, desde lápices o bolígrafos, algunos pierden su libro y se lo sustraen de la mochila al compañero. Procuramos que entre ellos no se falten el respeto (primer indicio del bullying), que se sienten correctamente o que no griten en clase. Que no se levanten sin permiso ni tampoco usen el móvil, ese móvil carísimo cuyos padres les han comprado a duras penas, algunos con la última paga del desempleo. Cuando nos encontramos el material de las aulas tics deteriorado tenemos que hacer de detectives para investigar de dónde procede el desperfecto. A veces, un servidor, preocupado por los decibelios, les enseño que no necesitan gritar para comunicarse a unos centímetros de distancia. Cuando llega el verano y el calor hay que recordarles que no asomen en clase con chanclas y bañador.  Otras veces, empleo mi tiempo en enseñarles que se llame a la puerta con discreción y no se aporree, y que después se pida permiso para entrar y que se diga "buenos días". Insistimos no sólo en el orden sino también en la puntualidad, pero esto empieza ya a convertirse en un mal menor. Hay padres o madres que no acuden a la cita del tutor y aparecen el día o la hora que les da gana y luego se quejan de que no estamos. A las ocho de la tarde, desde luego, el profesor o profesora no está allí esperando a que se dignen a aparecer. Y así un sinfín de multitareas que nos impiden desarrollar una programación con normalidad. Tampoco se atiende, como es debido, al alumno responsable y educado que puede rendir mucho más y mejorar porque nuestro tiempo es absorbido por los anteriores. A todo esto hay que añadir esa presión burocrática y asfixiante concentrada en programaciones, adaptaciones, control de ausencias en el programa Séneca, concertar citas, clasificar partes de faltas, programar actividades, preparar y corregir exámenes, reuniones didácticas varias etc. 





Si este humilde artículo cayera en las manos de este magnífico juez, le rogaría que se pase por cualquier centro de Andalucía y compruebe el lento y progresivo deterioro de la enseñanza pública que coincide con el  progresivo deterioro de nuestra sociedad. El tiempo cuenta y  no sé si aún estamos a tiempo de salvarla.




Comentarios

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESAS MADRES

Señor Berlanga

Lástima que no nos haya quedado otro L.G. Berlanga para filmar este vodevil que se ha montado y que  continúa en desternillantes fascículos coleccionables. Sólo bastaría, si acaso, Valle-Inclán, creador del esperpento, para aderezar el guion de esta farsa decadente y cutre que desde fuera, si eres un poco observador, tan sólo puede despertar hilaridad o cierta vergüenza si te sientes realmente catalán o español; que cada cual puede sentirse como le venga en gana, como si uno desea sentirse abeja o avispa al mismo tiempo, pero sin faltar el respeto, oiga.

El actor principal es un perfecto burgués llamado Puigdemont con cuatro apellidos andaluces, aspiraciones a mártir y poco inteligente en las entrevistas. Junqueras, católico que canta homilías, que lo bendice y que recuenta los votos en medio de una misa y sin repicar. Otro Rufián de ascendencia jiennense que representa la izquierda pija cool, joven malandrín antiespañol que viste de Zara y compra en Mercadona, dedicado a…