Ir al contenido principal

POR LA CARNE ESTREMECIDA

https://www.youtube.com/watch?v=qi_RKfhweIs
DIARIO IDEAL
DIARIO SUR



https://www.youtube.com/watch?v=qi_RKfhhttps://www.youtube.com/watch?v=qi_RKfhweIsweIs


https://www.youtube.com/watch?v=qi_RKfhweIs





* Hay escritores que escriben muy bien, pero no tienen nada que contar. Les falta algo fundamental: IMAGINACIÓN. Aburren desde sus primeras líneas, a pesar de su docto manejo del lenguaje condimentado con docenas de piruetas lingüísticas dirigidas a su propio onanismo. No saben fabular ni contar historias. Otros esgrimen y mantienen considerablemente el don de la imaginación, sin embargo su vocabulario es escaso e incluso cometen errores morfosintácticos. Una buena novela debe combinar ambos aspectos.


Librería Pipper Guadix
Librería Pérgamo Torremolinos
Librería Babel  Granada
Librería Luces Málaga
Librería Berkana Chueca/Madrid
Librería La Pantera Rosa Zaragoza



........ Se podrá solicitar más adelante en las principales librerías de España o a la editorial directamente: 

editorial@lafraguadeltrovador.com


DIARIO LA OPINIÓN

ENLACES DIGITALES:
http://www.laopiniondemalaga.es/cultura-espectaculos/2016/09/22/bernarda-alba-dia-orgullo-gay/877918.html





ENTREVISTA "CANAL LIBROS"

https://www.youtube.com/watch?v=qi_RKfhweIs

***** Algunos de los comentarios "anónimos" que hay al final  son producto de "un corta/pega" vía wassap o FB. Muchos lectores son reacios a plasmar su opinión en el blog y yo los corto y pego, dichos lectores son reales evidentemente, compañeros de trabajo, amigos, familiares. Otros son anónimos realmente que no los conzco personalmente. Esta sección tiene, a día de hoy -12 marzo 2017-   2.863 visitas.






POR LA CARNE ESTREMECIDA: exégesis.





Han transcurrido casi 4 años desde que escribí El espejo de Nostradamus, aquella novelita incómoda, arriesgada, diferente, divertida, atípica, casposa, y, sobre todo,  original . Ahora presento un “dramón”, como suele decirse, que te hará hervir la sangre y no te dejará indiferente: Por la carne estremecida.


Hasta Zaragoza ha tenido que ir para que una editorial aragonesa, La fragua del Trovador, la haya publicado. Esta ha sido cautivada por esos lejanos e ignotos parajes de la Comarca de Guadix y el embrujo grisáceo de la Granada de los años 50. Los críticos y lectores que  la han examinado han quedado gratamente sorprendidos.

Voy a intentar  hacer una exégesis, esto es, una explicación de la obra, si bien este término se usa específicamente para la interpretación y explicación de las Sagradas Escrituras, pero bueno, no es incorrecto del todo.

El protagonista es un señor entrado ya en los setenta y pico que nos relata su trayectoria vital desde su infancia hasta nuestros días, que es su/nuestro presente y que necesita de alguna manera redimirse y sobrevivir a todo lo que fue. Pero para sobrevivir hay que ser fuerte, eso incluye la venganza.





A veces pienso si no me he cebado exacerbadamente con este personaje, no ya con su propio nombre (Tiburcio Porfirio), sino también en su  constitución, ya que es larguirucho y destartalado, pálido, algo giboso, de inmensas orejas y nariz prominente, a veces tartamudea. Siendo un bebé una rata le mordisqueó la oreja y se le quedó partida en dos: bífida y gelatinosa.



 Por otro lado, es un fervoroso creyente, católico y practicante. Conoce al dedillo las Sagradas Escrituras y posee un ingente bagaje cultural de nuestras obras clásicas de literatura. Esto la manifiesta a lo largo de la obra, y, el autor, un servidor, ha desplegado en las últimas páginas gran parte (no todas) de las citas literarias, que Tiburcio disemina a lo largo de estas inquietantes memorias, en una suerte de bibliografía. Sin embargo, lo que más problemas le acarreaba a nuestro pobre protagonista es su afectación, sí, su afeminamiento, que en aquella época, tan cruel, dura y machista, no se podía tolerar.


Él vivía con sus tres madres, es decir, su abuela, su tía y su madre biológica. No sabemos quién fue su padre, lo descubriremos a lo largo de la narración: un ser demoníaco por calificarlo de manera benévola. Eran tres mujeres solas y un niño exageradamente alto, feo, mojigato y afectado, o sea, amariconado. Esto no estaba bien visto y  constantemente eran motivo de burlas y desprecios. Aquello no podía ser una familia como Dios manda. Los hombres de esa familia coja fueron fusilados en el cementerio de San José de Granada. Hombres rudos, curtidos en el campo, quizás analfabetos pero inteligentes – esto no está reñido-, y trabajadores. Muy currantes. Sin tiempo, ni ganas, como para dedicarse a los posicionamientos políticos, ni para inclinarse por uno u otro bando. Trabajaban de sol a sol las tierras del señorico. Fueron falsamente acusados de instigadores, acusados de rojos, de enemigos de la patria, en fin, de todo eso, por alguien que sólo deseaba verlos muertos y causar daño gratuitamente, quizá por despecho, quizá porque fue rechazado por la abuela en sus años mozos. La abuela Dolores, la Corajes. Que una mujer rechazara a un hombre, sobre todo si este era un malnacido y un canalla, ni se olvidaba, ni se perdonaba. No todos murieron,  como tampoco murió el poeta fusilado… Alguien regresó desde el más allá. En realidad volvió  en carne y hueso. Y cumplió su venganza, quizá se hiciera justicia…






Las  otras mujeres tampoco se libran de tanto infortunio…

La una se largó a Francia con su prometido, un aguerrido republicano, huían de los nacionales, y allí, el muy desgraciao, se enamora de una hermosa parisina, una intrépida partisana que luchaba contra la ocupación nazi. Para colmo, esta ingenua mujer, que lo dejó todo para marcharse con su amado, es violada por un militar nazi…

La otra también es traicionada por su novio, el muy canalla engaña a toda la familia. De la irritación que pasa, la pobre se mete a monja de clausura. Y descubre el sombrío universo de las monjas muradas…








¿Pero qué pensabais? Aquella no fue una época plácida y dulce.

¿Qué esconde el señorito, el cacique, en lo más profundo del sótano? ¿Qué son esos alaridos que se escucha por las noches como si provinieran de ultratumba? ¿Por qué se empeña en casar a su pequeña y dócil niñita con el amanerado Tiburcio? ¿Qué vivió el terrateniente con la tía monja? ¿Qué relación tuvo Candelaria con la abuela? ¿Por qué apareció una noche por la casa de las tres madres con el cuerpo desfigurado a golpes? ¿Por qué se callaba y se asumía en aquellos tiempos el maltrato como algo normal?



El Padre Anselmo, el cura bueno y entregado a su pueblo, el defensor de los pobres, tenía muchos problemas  que arreglar en esa comunidad podrida de odios e inquinas… Él también tenía algo que ocultar, pero era algo hermoso y sorprendente. Algo que Tiburcio tenía que guardar y preservar hasta el final.

Aquella era una época intensamente sacralizada, representada por Franco, que llegó a erigirse como la cabeza visible de la Iglesia. El capitel frondoso del manierismo. 

La comunidad internacional le pedía a gritos que se desligara de aquel mundo de inciensos, cruces y martirios para poder ingresar en el club de las naciones avanzadas. Sin embargo, esto no sucedió. Tampoco importaba. Franco no les resultaba un ser incómodo. Vamos a dejarlo con sus vírgenes, sus palios y sus delirios de grandeza. Realmente es una dicta-blanda, pensaban algunos líderes políticos internacionales. Si el pobrecito no da guerra. Ya la lio en su momento. Ahora ya no tenemos que preocuparnos. Cuando se muera todo volverá a su cauce…




¿Por qué desapareció sin dejar rastro el cura bueno, el Padre Anselmo? ¿Por qué lo sustituyó ese engendro del diablo, el Padre Serafín, con sus diabólicas misas, inmersas en la magia negra?

Es la eterna lucha del Bien y el Mal.

Tiburcio también se remueve en su propia lucha interna: Entre la realidad y el deseo.







Tiburcio Porfirio, cuando todo se desvanece, huye lejos, muy lejos… Las palabras de la Madre Leonor, en su lecho de muerte, no cayeron en saco roto.  Pero sabe, en lo más profundo de su subconsciente, que tiene que volver para ajustar cuentas. Todo el retorno queda simbolizado en Damián, ese niño rebelde que le hacía la vida imposible.


En Madrid empieza una nueva vida y comienza la segunda parte de esta historia. Pero el pasado siempre vuelve: por un lado permanece en nuestra/su cabeza, sin poderlo arrancar, por otro aparece físicamente y tenemos que afrontarlo para poder superar nuestros miedos. Tiburcio Porfirio se hace fuerte para poder sobrevivir…





              
       

Esta novela de 666 sorprendentes páginas, un novelón, está escrita para que cuando usted vuelva a casa y se tumbe en el sofá no conecte el televisor. Deseará abrir el libro y proseguir la historia por donde la dejó. Incluso el número de registro termina en esas tres temibles cifras, que a su vez están relacionadas con el final. Todas las piezas han ido encajando. Todo ha sido muy bien hilado. No ha quedado ningún cabo suelto, han llegado a comentar.






Todos los personajes bullían en mi mente y no me dejaban vivir. Me pedían/exigían  manifestar sus traumas, sus inseguridades, sus inclemencias sepultadas en sus almas desfiguradas por el odio. Me atrapaban y ellos mismos me dictaban sus inseguridades y sus aprensiones: Ya habían cobrado vida propia.




He de añadir, por último, que esta historia no es ni mucho menos autobiográfica, una joven periodista me lo llegó a  preguntar, ni está basada en casos reales, ni los personajes existieron. Todo es pura ficción. Un duro parto que ha salido de mi cabeza: como Atenea nació de la cabeza de Zeus. Lo que sí puede ser real es la atmósfera y el aire, el sol, la luna y la lluvia, los árboles, los cerros ancestrales y las estrellas fulgurosas, y, sobre todo, el coraje, la Corajes, el brío y las garras de estos personajes dolientes y combativos con la extrema existencia que les tocó vivir.





Usted vivirá, sufrirá y reirá a la par que ellos. Y también se sumergirá en un mundo lejano, cruel y fascinante. Y olvidará su existencia y sus problemas, porque aquello sí que fue una época ominosa, gris y triste. ¡Suerte tenemos de estar donde estamos y vivir donde vivimos! Pero tenemos que trabajar para que aquella ignominia no vuelva a repetirse, más que nada hay que estar alerta, porque el peligro, como algunos podemos olfatear, a veces nos acecha, seguramente disfrazado de cordero.




Aquél que no conoce su historia está condenado a repetirla.

(Cicerón, Napoleón, Nicolás Avellaneda, Abraham Lincoln)






Pedidos a editorial@lafraguadeltrovador.com

http://www.lafraguadeltrovador.com/

Página web interactiva en https://www.facebook.com/porlacarneestremecida/


https://issuu.com/bibliotecasalvadorgil/docs/recomendaciones_junio_2016/1?e=14825569/36791115



Comentarios

  1. Tiene todos los rasgos de ser muy entretenida, a la vez de cargada de historias trepidantes y sorprendentemente cercanas a la realidades de nuestros pueblos.....

    ResponderEliminar
  2. Acuérdate de esas lecturas interesantes, adictivas, bien narradas, que mantienen tu atención en cada capítulo, párrafo, página.... que deseas llegar al final para saber cómo será ese intrigante final, pero por otra parte no deseas que termine nunca porque estás disfrutando de lo LINDO.

    ResponderEliminar
  3. He comenzado la lectura y tengo que decirte que estoy fascinado. Me resulta intrigante y adictiva....tienes la facultad de sumergirnos en la vida misma de sus personajes, de sufrir y padecer con ellos....mi más sentida enhorabuena Raya..

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho el libro, no he podido dejar de leer, cada capítulo te sorprende.Está muy bien plasmada la España de esos años:dolor,rabia, miseria y muchas injusticias. Enhorabuena! José Luis, por este pedazo de historia.

    ResponderEliminar
  5. Hacía tiempo que no me encontraba con un libro como este, me ha tenido atrapado desde la primera pagina, deseando de volver del trabajo para seguir con la lectura. A pesar de sus casi 700 paginas se hace sencillo de leer, te transporta y sumerge en la españa que casi hemos olvidado.
    Adictivo,emocianante y duro a la vez, un libro totalmente recomendable. Gracias! Jose luis, me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  6. Lectura inquietante e interesante hasta la última palabra.
    Uffff tremenda.

    ResponderEliminar
  7. Dura tierna, imaginativa histórica, amor desamor, perdón venganza, bien mal, derecha izquierda, arriba abajo, hetreos homosexuales... es una historia «intrapersonal» nos conmueve a todos. Sencillamente magistral. Hace dias que la terminé y no dejo de pensar en ella. Gracias por esta novela.

    ResponderEliminar
  8. Interesante crítica de mi tocayo JL Raya Cruz:

    Comence a leerlo y me antojó un libro sietemesino, un trabajo nacido prematuro a un mundo inospito, tuvo q llegar la página 101 Para comprender q el sietemesino era yo... enhorabuena por la carne ESTREMECIDA.

    ResponderEliminar
  9. Buenas!
    No me olvidado de tu libro (voy por el capítulo 15....estoy saboreandolo como un buen vino ). Por ahora te diré que me ha transportado 30 años atrás cuando me leí "Cien años de soledad " ( y acudía al diccionario para descubrir palabras que no conocía y apuntaba los nombres de los personajes para no perderme en la lectura ). Por ahora me parece estupendo y me lleva a confirmar lo que siempre había oído que comentaban miembros de mi familia ).
    Inmac
    Ya te diré cuando lo acabe. ����

    ResponderEliminar
  10. [13/9 18:15] Jorgebelgic: Sí, me está gustando mucho. Siempre me autocritico que debo leer más, pués leo poco. Y tu libro me ha atrapado :-)
    [13/9 18:16] Jorgebelgic: Hay muchas circunstancias que son vivo reflejo de historias vividas en mi familia
    Jorge
    Bélgica.

    ResponderEliminar
  11. Es una novela muy buena, adictiva, me encanta, es para disfrute de la lectura, dará que hablar, tiene los ingredientes de un best seller.
    Carmen Hernández Montalbán.

    ResponderEliminar
  12. Es una novela muy buena, adictiva, me encanta, es para disfrute de la lectura, dará que hablar, tiene los ingredientes de un best seller.
    Carmen Hernández Montalbán.

    ResponderEliminar
  13. …. Aun tengo la carne estremecida… no creo que olvide nunca esta historia inmejorablemente narrada. Mis palpitaciones me han delatado. Su enseñanza me ha colmado de conocimiento y conciencia. Coexistir en esta andanza ha sido muy emocionante. Gracias Pepe, quién no te descubra no sabrá nunca, que es lo extraordinario e inigualable.

    Mercedes Raya

    ResponderEliminar
  14. Lo mejor que he leído desde hace años,
    gracias Jose Luis Raya.

    Luis Manuel Ortega

    ResponderEliminar
  15. Estoy encantado con vuestros comentarios. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  16. Hola, me encantaría conocerle. Su novela me ha parecido formidable.
    Gracias
    Isabel María Álvarez

    ResponderEliminar
  17. Yo estoy disfrutando muchísimo de esta novela ,siempre deseando llegar a casa para leerla un ratito .Hace mucho q no disfrutaba tanto con un libro y estoy segura que dará que hablar . Enhorabuena

    ResponderEliminar
  18. Es un libro apasionante que te atrapa. Me ha fascinado la atención prestada desde los pequeños detalles hasta las mil historias que vuelan al hacer liberar tu imaginación. Un libro de sentimientos, costumbres, historia ficticia pero perfectamente real, mil momentos en los que te ves identificado en el libro. Precioso. Pido al autor que no deje de escribir, pues nos hace disfrutar mucho a los lectores.

    ResponderEliminar
  19. Pasé varias noches sin dormir, pero al final lo terminé.
    Es muy fuerte. Me h gustado mucho.
    Marivi Requena Hurtado

    ResponderEliminar
  20. De ésas lecturas que comienzas y te atrapan, saboreas despacito, temes terminar y desgastar sus capítulos y cuando llegas a su fin abrazas fuerte el libro. Un placer.

    ResponderEliminar
  21. Enganchada de principio a fin y deseando q no acabara nunca. He disfrutado cada palabra, amado y odiado, reido y llorado. Gracias por dejarnos entrar en tu mundo y conocer tus personajes. Tu sobrina María.

    ResponderEliminar
  22. Macabramente encantadora. No puedes parar de leer, te atrapa de tal manera q no puedes evitar sentirte cómplice de ese "ángel" vengador. Gracias, José Luis.

    ResponderEliminar
  23. En una palabra: TERMENDA
    Sole Martínez

    ResponderEliminar
  24. Ya se ha agotado?
    Israel

    ResponderEliminar
  25. Enhorabuena amigo ! Eres un "peazo escritor". Impactante, conmovedora... ESTREMECEDORA.... El amigo Tiburcio me ha acompañado numerosas tardes, a pesar de sus casi 666 ( que mal numero www....) páginas se lee muy bién y tiene algo adictivo que te atrapa. Digna de ser el guión de una buena película. Aglutina demonios de muy diversas índoles... La dura postguerra que tanto hemos escuchado a nuestros padres, la España que nos dejó ( De aquellas lluvias estos lodos, o algo así...),el nazismo, en fín una brutal conjunción de circunstancias que si el amigo Tiburcio las eligió para el paseo por esta tierra.
    JOSE EUSEBIO LOPEZ MORENO
    Lo peor de esta historia es que la realidad seguramente supera con creces las desgracias que aquí se cuentan. Me resultó todo muy cercano muy familiar, Granada, los pueblos que todos son cortados por la misma tijera, Madrid ( yo viví allí 6 años en los 90 en mi entrada en Telefónica ), incluso el restaurante del Hotel Comercio, donde he comido en alguna ocasión en que visitamos Guadix para reparar las infraestructuras de los Móviles... ( * ) Un punto de crítica por decir algo....demasiadas alusiones a Santos , Virgenes Iglesias ( Claro que la culpa no es tuya sino de Tiburcio que era mas beato que la madre que lo trajo ) y otro punto las citas históricas si aparecen de forma natural bién pero a veces las he visto excesivas..... Esto bajo mi humilde opinión, y en plan amigo y totalmente en forma constructiva. De Verdad Genial, es el libro más "gordo" que he leido. Con tu permiso lo publicito en el facebook. Un Abrazo
    Muchas gracias José Eusebio. Me encanta que te haya encantado.
    Recomiéndala.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Lo he leído dos veces. Estupendo.�� �� �� ��
    Maribel López Molina

    ResponderEliminar
  27. Aunq parezca mentira,,,, tanto paso de LOGSE a LOE, me han tenido 2 años (veranos incluidos) , separada de la lectura. Y tengo q decir, Jose Luis, que estoy disfrutando como una niña mi vuelta a la lectura con tu libro. Gracias.
    Ángela

    ResponderEliminar
  28. Querido autor: Fin. Con la enfermedad de TP aparece Bruno, que ata los cabos de algunas tramas. Vuelve a su pueblo, donde tenía unos asuntos pendientes. Y fin.
    Comencé, creo, el lunes, y al séptimo descanse. Quizás, en unos días, tras decantación, te digo algo sobre tu novelón.
    Un placer, los mejores deseos.
    Alfredo Mancera

    ResponderEliminar
  29. José Luis, uno de los muchos logros de tu novela es que *has contado mi infancia*. La mía y la de muchos lectores. Bueno, más o menos...
    ��
    Has creado una realidad tan personal e intimista, tan verosímil, que se convierte en una especie de recuerdo inducido (como llaman los psicólogos a los falsos 'recuerdos' implantados de forma más o menos intencionada) para quien lo lee. Mi infancia ya no es solo mi infancia recuperada (la que me lleva a los atardeceres de Villanueva de Cauche correteando entre los braseros ardiendo en sus callejuelas), es también la infancia inducida que habitaron Damián, Adela, Rafael, Anselmo, incluso esas otras tres madres que ya has hecho también nuestras.
    Manuel Podadera

    ResponderEliminar
  30. Pues me ha gustado mucho de principio a fin. Muy entretenida y original. No sabes lo que te pierdes!!!

    ResponderEliminar
  31. [12/3 20:23] Inma Gran Canaria: Hola, en el avión al venir, leí 60 páginas de tu libro. El relato me impresionó, tan desgarrador que no pude seguir leyendo.
    [12/3 20:24] Inma Gran Canaria: Es cierto que la lectura engancha y la historia te atrapa, desde el principio.
    [12/3 20:25] Inma Gran Canaria: Después de unos días de descanso y desconectar, vuelvo a retomar la lectura.
    [12/3 20:26] Inma Gran Canaria: Te seguiré contando...����
    Inma
    Gran Canaria

    ResponderEliminar
  32. por Carmen Hernández Montalbán.

    Leer la novela de José Luis Raya Pérez, Pepe, ha sido una satisfacción para mí. En primer lugar como lectora, pues está escrita para ser disfrutada, más allá de cualquier consideración en el campo de la crítica literaria. La novela se devora, pues sabe mantener el suspense de principio a fin. Una se sumerge en ella sin trabajo. Los personajes en seguida nos resultan familiares, nos llevan de la mano, caminamos junto a ellos, sus heridas nos escuecen y sus logros producen en nosotros una sensación de triunfo, pues son creíbles. Están revestidos de mucha humanidad, por eso se produce la catarsis al instante.

    Pero además, se trata de una obra que, a mi parecer, tiene ese punto distinguido de la buena literatura: cargada de reflexiones muy bien llevadas, casi poéticas que consiguen su propósito: ponernos a meditar.

    En ella se cuenta la historia de Tiburcio un niño pobre de la posguerra civil española que, además de sobrevivir a las dificultades propias de un ambiente posbélico, le sobrevienen otras a causa de su tendencia homosexual, en un escenario de intolerancia y represión. El personaje protagonista está rodeado de ángeles y demonios. Sus ángeles: la abuela Dolores, su madre, Remedios, su tía Herminia, el cura Don Anselmo y Adelita. Sus demonios: don Cipriano, don Rufino, don Serafín, Zamudio y la sombra de su padre que marcará su trayectoria vital.

    No es un relato escrito con dureza ni tendencioso. Está escrito con una fina ironía que le resta crudeza a los acontecimientos narrados, aunque estos la tengan, haciéndola muy amena.

    La novela está ambientada en una aldea cercana a Guadix que a mí, personalmente se me antoja Exfiliana. El escenario se ha adornado con elementos imaginados, de la cosecha del autor. Es un Guadix enriquecido con imágenes casi oníricas que lo hacen más singular si cabe. Por momentos parecen irreales, como si de un Macondo de “Cien años de soledad” se tratara. Recomiendo esta novela, no sólo porque el autor sea amigo y paisano mío sino porque, en justicia, merece ser conocida.

    ResponderEliminar
  33. Antonio Figueroa Sabio1 de abril de 2017, 3:11

    Antonio Figueroa
    Antonio Figueroa Se podría mas bien hacer una serie. son muchas pequeñas historias que forman parte de otra más grande. En casi todas las novelas que he leído siempre he encontrado algún capítulo, algunas páginas que me han aburrido, espacios de la narración en los que se pierde el ritmo y después se recupera.. Con esta no me ha pasado. Te atrapa y te lleva hasta el final. Es muy meritorio.

    ResponderEliminar
  34. Menudo novelón José Luis, lo acabo de terminar.
    Aunq soy muy humilde como lectora, de verdad que me ha atrapado esta historia que en realidad hay mucho de ella en todos nosotros.
    Mi mas sincera enhorabuena!!!!!
    ������

    ResponderEliminar
  35. He de decirte algo y a lo mejor me pegan: He leído tu novela después de Patria y me ha gustado mucho más. Espero que tenga usted mucho éxito. Un abrazo desde Tarragona.

    ResponderEliminar
  36. Pobre tia hermidia , casi se ahorca por culpa del zamudio,lo sabía,hijo puta,como se puede ser tan mala gente, bueno sigo leyendo.

    ResponderEliminar
  37. Me ha costado terminarlo porque me resultaba muy duro. He llorado mas que con "Lo que el viento se llevó". Es verdad , lo que se pierde la editorial Planeta. Gracias José Luis por esta joya y cuando ya una está jubilada es un regalo. Suerte.
    Si vienes por Madrid ya sabes donde tienes tu casa.

    ResponderEliminar
  38. Me está gustando mucho. Talento y muchísimo trabajo, una gran obra.
    JR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comentario anónimo de un compañero de trabajo.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  39. Hay multitud de excelentes críticias y comentarios dispersos por internet y las redes sociales. Sólo puedo mostrar satisfacción y gratitud. Muchas gracias.
    Si tú/usted llega hasta aquí le sugiero/ruego que siga comentando.
    Saludos, amables lectores.

    ResponderEliminar
  40. Hola José Luis:
    Ya he leído Patria y he de confesarte que me ha gustado mucho pero la tuya más.
    En Patria he encontrado momentos memorables y pasajes muy aburridos. Sin embargo la tuya no decae en ningún momento"
    Muchas gracias.
    Un beso.
    Maribel Martín

    ResponderEliminar
  41. ( Con permiso de los emisores corto y pego los mensajes que recibo a través del feisbú o guasap)
    Muchas gracias, Maribel.

    ResponderEliminar
  42. Yo he disfrutado el libro desde el primer momento. Me ha encantado y me ha atrapado de forma tal que no podía parar de leerlo. Una historia que bien podría ser verdad y de la cual nos brinda oportunidades y lecciones para la vida. Lo volveré a leer.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESAS MADRES

Señor Berlanga

Lástima que no nos haya quedado otro L.G. Berlanga para filmar este vodevil que se ha montado y que  continúa en desternillantes fascículos coleccionables. Sólo bastaría, si acaso, Valle-Inclán, creador del esperpento, para aderezar el guion de esta farsa decadente y cutre que desde fuera, si eres un poco observador, tan sólo puede despertar hilaridad o cierta vergüenza si te sientes realmente catalán o español; que cada cual puede sentirse como le venga en gana, como si uno desea sentirse abeja o avispa al mismo tiempo, pero sin faltar el respeto, oiga.

El actor principal es un perfecto burgués llamado Puigdemont con cuatro apellidos andaluces, aspiraciones a mártir y poco inteligente en las entrevistas. Junqueras, católico que canta homilías, que lo bendice y que recuenta los votos en medio de una misa y sin repicar. Otro Rufián de ascendencia jiennense que representa la izquierda pija cool, joven malandrín antiespañol que viste de Zara y compra en Mercadona, dedicado a…