Ir al contenido principal

Líneas rojas, pieles rojas





Líneas rojas, pieles rojas

José Luis Raya

http://www.diariosur.es/opinion/201601/16/lineas-rojas-pieles-rojas-20160116003408-v.html


El panorama político -y por tanto económico, social, sanitario, laboral, educativo etc. etc.- se vislumbra realmente inestable para el año nuevo si no ponemos remedio entre todos, con nuestra cordura, si aún nos queda, después de tanto descalabro y estropicio, y con nuestra inestimable e inapreciable visión de futuro. Perdón por la ironía. Cuánto más se tarde en dilucidar nuestro devenir, peor serán las consecuencias, aunque por otro lado, más vale esperar que seguir sufriendo el anterior descalabro citado. Así pues, nos encontramos en una tesitura angosta y desapacible. Por lo que, ante determinadas situaciones contradictorias, se podría proponer inclinarse por la opción menos mala, eso que siempre se ha dicho de “más vale lo malo conocido…” o “virgencita que me quede como estoy.” Opción de lo más conservadora o incluso conformista.


Sin embargo, no creo que merezca la pena arriesgarse y dar un salto al vacío de triple salto mortal, a no ser que estemos tan desesperados. No es que la estabilidad pase por el bipartidismo clásico, ya que si ha sufrido este varapalo será por algo, es decir, se ha estado buscando, de alguna manera, que el pueblo haya reaccionado, y con razón, ante tanta calamidad, esto es, corrupción e injusticias por los cuatro puntos cardinales. No nos lamentemos ahora si han surgido los populismos y los radicalismos. Nos los merecemos. O mejor dicho, se lo merecen ciertos políticos que creían que su  su escaño y su poder los eximía de tanta corruptela y de tanto nepotismo vergonzoso. Sin embargo, esto último o lo anterior, en menor medida, seguramente porque aún no han disfrutado del poder, lo hemos comprobado en los anti-castismos, que no anti-castrismos dictatoriales.


A la corruptela por un lado, se le suma el cinismo por otro. Y ahora qué. Menuda tesitura. Hay que inclinarse por los descompuestos o darles una oportunidad a los castos y puros. El pueblo español debería auspiciarse en ese talante y saber estar democrático que nunca ha manifestado con solvencia. Siempre hemos corrido despavoridos de un extremo a otro, a empellones bruscos y desacertados, a ciegas. Y en alguna ocasión hemos terminado tirándonos los trastos a la cabeza y las balas que la descalabran. Sí, ese descalabro que algunos o muchos, ya no están dispuestos a aguantar más. Efectivamente, hay que solucionarlo ya para no prolongar esta inestabilidad que hace que la economía se resienta, nuestro bolsillo y nuestro bienestar. Y sigan fluyendo las desigualdades.

En esta encrucijada hay que observar esas líneas rojas de los cínicos o pieles rojas, que predican con un ejemplo contradictorio y sarcástico cuando menos – no cuanto menos-  Sus propuestas de igualdad y justicia son propias de un mesías que cualquiera abrazaría con sinceridad. No obstante, nos hallamos con otras de diversa índole que deberían hacernos virar.


En primer lugar, tan inmoral e inhumano es justificar – o eximir de culpa- los asesinatos de los etarras por motivos políticos, como hacer lo propio con los crímenes sanguinarios de los yihadistas por causas religiosas. Francamente es deleznable, por no decir vomitivo. Es intolerable mantener este discurso: Un asesinato, sea cual sea su naturaleza, se debe condenar. El fin no siempre justifica los medios, ni tan siquiera la pena de muerte. Y muchos no vamos a ser cómplices de ello.

En segundo lugar, no es de recibo que se hayan alimentado y elogiado regímenes bolivarianos o déspotas que encarcelan y eliminan a muchas personas que no piensan como ellos, entre otras injusticias sociales ¿No es una vuelta al franquismo realmente? ¿Es esto lo que nos espera?


Después me asombra de los cínicos -nada que ver con la escuela presocrática, si bien estos también criticaban la política y la corrupción de su tiempo- que hagan tanto alarde democrático al guiñar a los independentistas y ofrecerles su ansiado referéndum. Esa tercera línea, a mí personalmente no me escandaliza, sí me asombra que la verdadera izquierda haya abogado siempre por la igualdad de todos los españoles en todos los aspectos y ahora se incline la balanza y se trate de beneficiar a un sector que, con su pataleo y sus caprichos egoístas, pretenda dirigir a toda una sociedad y a un país, y encumbrar a un señor que vendería su alma al diablo y traicionaría a su propia madre por mantener el poder. Finalmente ha “abdicado” en otro presunto corrupto. Esto no ocurre en ninguna tendencia izquierdista europea. En todo caso, habría que hacer una consulta nacional, no regional. Todos y todas tenemos derecho a decidir. Muchos se sorprenderían de los resultados por el hartazgo por un lado, y la desidia por otro, que están causando en muchos españoles-as.


Así pues, vamos a inclinarnos por lo menos malo, o en todo caso construyamos una buena oposición honrada y decente. Necesitamos salir adelante y no estancarnos en esta ciénaga que ya empieza a ser putrefacta.






Comentarios

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESAS MADRES

Señor Berlanga

Lástima que no nos haya quedado otro L.G. Berlanga para filmar este vodevil que se ha montado y que  continúa en desternillantes fascículos coleccionables. Sólo bastaría, si acaso, Valle-Inclán, creador del esperpento, para aderezar el guion de esta farsa decadente y cutre que desde fuera, si eres un poco observador, tan sólo puede despertar hilaridad o cierta vergüenza si te sientes realmente catalán o español; que cada cual puede sentirse como le venga en gana, como si uno desea sentirse abeja o avispa al mismo tiempo, pero sin faltar el respeto, oiga.

El actor principal es un perfecto burgués llamado Puigdemont con cuatro apellidos andaluces, aspiraciones a mártir y poco inteligente en las entrevistas. Junqueras, católico que canta homilías, que lo bendice y que recuenta los votos en medio de una misa y sin repicar. Otro Rufián de ascendencia jiennense que representa la izquierda pija cool, joven malandrín antiespañol que viste de Zara y compra en Mercadona, dedicado a…