Ir al contenido principal

¿ Por quién doblan las campanas?


http://www.diariosur.es/opinion/201511/19/quien-doblan-campanas-20151119005337-v.html


¿Por quién doblan las campanas?
José Luis Raya Pérez




Al español le gusta dividirse y politizarlo todo, cada vez hay quien se  levanta y recuerda que hay muertes todos los días en Siria, Líbano, Palestina, Israel, México o cualquier mujer asesinada por su esposo, el que la tenía esposada día y noche a su miedo y a su sentimiento de culpa y de inferioridad. Las muertes deberían ser del mismo color: negras y luctuosas. Todas estas son terribles y dignas de ser recordadas, sin absurdas comparaciones ni estatus de prioridad. Lo sabemos desde la Edad Media, la muerte no establece distingos. La danza de la muerte es “Xeral”

     
     Al español le gusta dividirlo todo entre izquierda y derecha, en blanco y negro, en religión y laicismo. Todo esto servirá para seguir enfrentándonos y para dividirnos. Hay quienes se empeñan en ello. Tanto la izquierda más contestataria e intransigente, como la derecha más contestataria e intransigente, y es que llegan a parecerse como dos gotas de agua, precisamente en esto: en su intransigencia y en su falta de empatía para intentar, al menos intentar, ver la realidad desde otro prisma. Y aunque hubiere una realidad palpable e indiscutible siempre van a estar, unos u otros, rizando el rizo y cuestionándolo todo. Incluso el dolor de unas muertes injustas y terribles.

   Por otro lado, hay quienes advierten, cual Nostradamus, de que la pavorosa situación a la que se ha llegado, ha sido producto de un desarrollo histórico y se remontan hasta los albores del colonialismo o  al Prerrománico, otros advierten de las políticas de ataque que desarrollaron los Bush y compañía y banalizan sobre la tragedia como si fuese una consecuencia lógica o previsible. Lo que está claro es que ciertas potencias crearon un monstruo y ahora no saben cómo pararlo.

     Hay que tener malas entrañas para comparar unas muertes y otras, para establecer una escala de importancia, según su rango o su categoría social o geográfica. Las muestras de repulsa o de dolor ante los crímenes cometidos son sinceras y espontáneas y todos estos ciudadanos guardan un minuto de silencio porque consideran que es justo y necesario, pero también lo es hacerlo por los miles de mujeres que mueren asesinadas por sus compañeros – aquí son acuchilladas, allí son apedreadas- Occidente y Oriente. La muerte no entiende de colores ni de fronteras. Lo que no se puede hacer – y se hace- es quejarse porque estas muertes se priorizan frente a aquellas. Hay que pensar que estas son mucho más cercanas y el miedo se huele próximo. Imagínense que esta barbaridad hubiese sucedido en la calle Larios, indudablemente Málaga estaría semanas de luto y nadie repararía en aquellos crímenes que suceden en Oriente.

   
     Luego está la extrema derecha, y no tan extrema, que mezcla y confunde musulmanes honrados y trabajadores con islamistas radicales, como si fueran harina del mismo costal. O la izquierda reaccionaria, la Progresía de pro que siempre protesta, pero que tampoco hace nada por cambiar las cosas, que en su tolerancia extrema y absurda no condenan estos viles asesinatos porque opinan que es un producto del capitalismo, del expansionismo, de la globalización y otras gilipolleces. Ambas partes deberían guardar un minuto de silencio por respeto y por piedad y guardarse sus absurdas consideraciones para otro momento. Ahora toca llorar a las víctimas, condenar los atentados y perseguir a los criminales y dejarse de frivolidades. Unos cuantos llegan a sufrir una especie de Síndrome de Estocolmo y serían capaces de alojarlos en sus propias casas. No ven que nuestra cultura y civilización ha alcanzado – ha costado sudor y lágrimas- un óptimo nivel de libertades, incluso para muchos hombres y mujeres árabes que pueden vivir aquí con  tranquilidad y libertad, sin la opresión del radicalismo musulmán.


Al español le gusta enfrentarse como si la vida fuera un eterno Madrid-BarÇa, mientras tanto el mundo se deteriora y España a la par. Los franceses salieron de su estadio cantando la Marsellesa, al unísono – recordando aquello de liberté, égalité y fraternité.  Ya ha habido aquí quien los ha tildado de fachas.

Es cierto que en este país tenemos aún una democracia débil, porque no nos une ante el dolor y la tragedia al cien por cien. Nos enfrenta. Encontramos un amplio grupo que siempre se sentirá atacado y que todo lo mirará con suspicacias y desconfianza, ya hay quien sugiere que hay que temer a esos señores de traje y corbata que utilizarán el miedo para dominar y controlar a los ciudadanos. Hay quienes ven en todo esto un contubernio para controlarnos y dirigirnos por donde los poderosos quieran, y que esto les viene ni que pintado. Como aquel dantesco episodio de las Torres Gemelas. Algunos veían aquello como una conspiración ideada incluso por el mismo gobierno de los Estados Unidos.


Ante tantas y tantas macabras disquisiciones y teorías conspiratorias, no ven que a la vuelta de la esquina tú puedes ser el siguiente. Y también te gustará que los demás te pongan una vela y te recen una oración, si es que eres creyente. Aquí tenemos la libertad de no serlo.

¿Por quién doblan las campanas?

Acuérdate de que también doblan por ti. 




Comentarios

  1. CONCLUSIÓN:Este texto está muy relacionado con la actualidad ya que podemos saber que el texto es de este año y nos sería dificil saber de que época es ya que desde hace años existen comflictos ideológicos ya sea en el siglo XVIII que en en siglo XX porque dichos conflictos nunca acabarán aunque queramos, ya que hay muchas personas que pueden tener opiniones contrarias a ti. En este siglo XX, los conflictos relacionados en la política son la división de partidos ya sea el PP, el PSOE... De la manera que principalmente acabaría con dichos conflictos sería la unión de todas las ideas de dichos partidos pero como sabemos en la actualidad en la política, el partido que nos está representando es la unión de varios partidos políticos y pese a eso, siguen los conflictos. No podemos entender que con esa unión que debería haber terminado con los conflictos pero al contrario lo que ha hecho esque las peleas continúen.
    (MELANIA CRESPO DIAZ 2°DE BACHILLERATO B) (Maestro hoy hemos tenido el examen de proyecto integrado de Lengua, la cosa esque en vez de hacer el examen en los folios, una primera parte la hize en el examen por detrás y por delante esta mi nombre para que pueda encontralo rápido)

    ResponderEliminar
  2. Raquel Manzanares Carvajal24 de noviembre de 2015, 7:14

    Conclusión: El texto trata un tema muy actual y muy cercano a nosotros, porque lo queramos o no escuchamos de él casi diariamente. Los asesinatos que se producen día tras día ocurren porque hay personas que piensan de una manera: ellos son los únicos que tienen la razón, y los que sean contrarios a ese pensamiento son unos inútiles. Si todos, absolutamente todos(políticos, personas de distinta religión...) . nos uniéramos para hacer que parara, seguro que al menos reduciríamos un poco estos asesinatos y viviríamos en un mundo mejor.
    2 BACHILLERATO B

    ResponderEliminar
  3. Conclusión: Ante estas situaciones los españoles debemos abrir los ojos y darnos cuenta de que unidos podremos hacer frente a estos problemas, en este caso los asesinatos, de manera civilizada, más allá de la posición ideológica de cada uno. Si solo nos dedicamos a criticar o a oponernos contra el que no piense igual que nosotros (incluso estando de acuerdo con él) no conseguiremos esa unidad tan necesaria. Hay que dejarse de radicalizar las situaciones, de discriminar a una comunidad inmensa por culpa de una mínima parte de ella y debemos ceder un poco para cambiar nuestra mentalidad ya que el mundo avanza, y nosotros con él.

    ResponderEliminar
  4. Conclusión: En España deben dejarse de lado las diferencias tanto raciales como sociales, y dejar de politizar cualquier situación que ocurre en nuestro planeta. La muerte es algo que nos iguala a todos y que merece respeto independientemente sea de la persona que sea, y mereciendo que sea recordada con honra. La opinión no es excusa para matar a nadie, y menos aún con personas anónimas que a lo mejor pueden tener incluso la misma ideología por la que se mata.

    ResponderEliminar
  5. Conclusión: En España todos debemos de tener un respeto unos con otros , no tratar mejor a unos por su dinero o su fama y tratar peor a otros por el lugar donde viven, por su color de piel o incluso su sexo o tendencia sexual. Todos merecemos tener las mismas oportunidades y ser honrados por igual. Tendriamos que cambiar el chip y mirar profundamente y ver que todos somos clones, unos de otros, no hay que tratarse civilizadamente. Hay que pensar dos veces las cosas antes de decirlas porque puede llegar a hacer daño a personas.

    (ANA MOYANO PÉREZ 2ºA BACHILLERATO)

    ResponderEliminar
  6. Conclusión: Si hemos llegado a conseguir una sociedad igualitaria y democrática, en la que la gran mayoría queremos vivir, debemos enfrentarnos todos unidos frente al terrorismo, sin divisiones internas como las que se intentan influir por parte de los periodistas y políticos mencionados en el texto (por ejemplo, aquellos que generalizan afirmando que todos los muslmanes son yihadistas), y a los que habría que pedirles moderación para evitar que se desate el pánico, ya que si vivimos con miedo continuo a un atentado, solo estaremos haciendo lo que los terroristas quieren, que es que no podamos disfrutar de nuestra propia vida.

    JOSÉ DAVID CANO DE LA CRUZ- 2°A BACHILLERATO

    ResponderEliminar
  7. Conclusión: En España y a nivel mundial el terrorismo tiene un mayor efecto cuando se da próximo a la persona que lo vive, pues se puede "palpar" el miedo que estas personas cercanas a atentados terroristas sienten hacia la muerte. Este terrorismo nace simplemente de una diferencia de opiniones, que para los que actúan de esta forma sería una verdad única. Por lo tanto hay que dejar a un lado las ideologías que solo conllevan a sembrar el pánico en la sociedad y el malestar personal y unirnos todos juntos ( porque al fin y al cabo todos somos iguales ) por luchar por una paz mundial merecida por la gran mayoría de las personas de este mundo.

    Jacobo Meca Romero 2ºA Bachillerato

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESAS MADRES

Señor Berlanga

Lástima que no nos haya quedado otro L.G. Berlanga para filmar este vodevil que se ha montado y que  continúa en desternillantes fascículos coleccionables. Sólo bastaría, si acaso, Valle-Inclán, creador del esperpento, para aderezar el guion de esta farsa decadente y cutre que desde fuera, si eres un poco observador, tan sólo puede despertar hilaridad o cierta vergüenza si te sientes realmente catalán o español; que cada cual puede sentirse como le venga en gana, como si uno desea sentirse abeja o avispa al mismo tiempo, pero sin faltar el respeto, oiga.

El actor principal es un perfecto burgués llamado Puigdemont con cuatro apellidos andaluces, aspiraciones a mártir y poco inteligente en las entrevistas. Junqueras, católico que canta homilías, que lo bendice y que recuenta los votos en medio de una misa y sin repicar. Otro Rufián de ascendencia jiennense que representa la izquierda pija cool, joven malandrín antiespañol que viste de Zara y compra en Mercadona, dedicado a…