Ir al contenido principal

Ha llegado el momento









http://www.diariosur.es/opinion/201510/06/llegado-momento-20151006002528-v.html




Ha llegado el momento
José Luis Raya Pérez
Llega un momento en que uno se debe plantear ciertos asuntos que nos afectan no tanto socialmente como de manera personal. Mantenerse al margen o indiferente puede ser algo que se pague a largo plazo, si no ya individualmente, sí posteriormente, cebándose en tus congéneres, esos que has traído al mundo, queriendo o sin querer, los cuales, seguramente no habían solicitado venir a este mundo tan mezquino que les vas a dejar. Si ya es complicado sobrevivir y llegar a fin de mes en este país, las cosas pueden ser mucho más complicadas en un futuro si no labramos un presente mucho más tranquilo y esperanzador. Podemos vivir en este nuestro entorno, aquí y ahora, muy felices y confortables, sin embargo se puede colegir que el futuro no es tan confortable ni tan dichoso, puesto que la sociedad se está moviendo por impulsos, egoístas e insensatos.
A nivel planetario, es obvio que aumenta el calentamiento global: la desertización – sin la acción humana-, la desertificación – por causas antrópicas-, la contaminación y deterioro de la capa de ozono, inundaciones, deforestación, lluvia ácida, y todos los efectos negativos en la fauna y flora, que alteran el ecosistema y lo deforman artificialmente -ya nadie alude al Protocolo de Kioto- Pues bien, todo esto lo sabemos y sin embargo seguimos adelante con nuestra autodestrucción.
A nivel internacional, por ejemplo, hay en estos momentos un éxodo planetario de alrededor 34 millones de personas. El que nos está tocando de lleno, en nuestro caso, es el de los refugiados sirios que huyen de la guerra. Una guerra que ha provocado el Estado Islámico con sus fanatismos y sus posturas tan inhumanas como irracionales. Han descubierto que el envío de esa cantidad ingente de gente beneficia sus objetivos expansionistas y depredadores. Ya no necesitan salir de su territorio. Sin embargo, esta pobre gente se dirige a Europa principalmente, porque sus hermanos musulmanes, tan generosos y religiosos no los acogen, siempre orando y defendiendo al prójimo y al débil. Ni Rusia, con su taimado Putin, siempre alerta ante las injusticias sociales, que ni mueve un dedo en este sentido. Parece como si esta cruenta guerra ya hubiera sido diseñada - que es unidireccional por cierto- por las grandes potencias que venden armas, y unos países árabes, ricos y poderosos, que miran hacia otro lado porque más vale que prevalezcan sus creencias extremistas a que se deterioren o sucumban. El E.I. desaparecería con una acción conjunta de varios aliados y cuatro satélites rusos o chinos. Me cuesta creer que esos cuatro fanáticos puedan dominar al mundo tan fácilmente ¿Será que por esos lares no han descubierto petróleo? Ni siquiera el saqueo ni la destrucción del patrimonio artístico y cultural provocan lo suficiente ¿Qué tendrá que ocurrir para que el Todopoderoso Obama se indigne?
A nivel nacional, el paro sigue devorando a nuestra sociedad, mientras el ciudadano medio y no tan medio observa atónito cómo los corruptos, y muchos de los que han arruinado nuestra economía y bienestar, siguen danzando y esquiando por allí y acullá. Luego se sorprenden y claman al cielo si emergen partidos incómodos de corte bolivariano.
Y por último, como guinda – todo pastel que se precie tiene una guinda- hay un sector de esta sociedad que quiere separarse. El problema no es que deseen segregarse, ya que son libres para opinar y asociarse. Pero fíjense qué momento tan oportuno han elegido para mostrarnos sus aspiraciones, legítimas sí, pero no legales, se mire como se mire. Al mundo en general y a España en particular, les cuesta subir esta pendiente tan empinada y agreste, y a estos señores tan inteligentes y sesudos sólo se les ocurre echar aceite y alquitrán sobre esta cuesta tan empinada para que todos terminemos por resbalar definitivamente  y acabar en el lodazal, pringados de mierda y porquerías. Hundidos en la miseria. Tanto ellos como todos los demás. Han sido muchos años de lavado de cerebro y alienación como para dar marcha atrás, sobre todo porque también hay muchos trapos sucios que tapar y ocultar.
Ya vemos cómo el mundo se resquebraja y nosotros seguimos adelante con nuestra propia autodestrucción. Se está imponiendo la insensatez y la demencia por todas partes. El mundo que les vamos a dejar a nuestros descendientes no va a ser mejor que el que tenemos como sigamos así. Un mundo basado en el despropósito, el egoísmo y los separatismos absurdos que no benefician a nadie. A colación me viene a la mente la novela de P.D. James “Hijos de hombres”, en la que llega un momento en el que el ser humano ha perdido la capacidad de procrearse y la población termina envejeciendo y tiende a desaparecer. El planeta Tierra ha decidido auto-protegerse. Ha llegado el momento.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESCRITORES

E
S
C
R
I
T
O
R


E
S...                                
http://www.diariosur.es/opinion/escritores-20180510000605-ntvo.html







“Escribo para que la muerte no tenga la última palabra”, afirmaba Oddysséas Elýtis en un afán quizá por eternizarse, o el gran Eduardo Padura: “Escribo como un loco para no volverme loco”. Rubén Darío compondría pura belleza en su primera etapa y él mismo concluiría con el poderoso poder de la palabra, esa palabra/poesía que se puede convertir en arma cargada de futuro, como ya supuso Gabriel Celaya. O para pedir la paz (y la palabra)  si rememoramos a Blas de Otero. Hay diferentes motivos que acechan al escritor/creador para que justifique su labor. Cualquier cimiento se puede agregar a las distintas funciones del lenguaje: persuadir, imperar, expresar, embellecer, sugerir o informar básicamente.  También podemos fustigar, reseñar, criticar, valorar e incluso incordiar o molestar; también  alabar, orar, confabular, enemistar, amar o vilipendiar. E incluso para ahuyentar fa…

LA MUERTA de Guy de Maupassant: crítica, tertulia y lectura. Colaboración Diario Sur.