Ir al contenido principal

En la graduación : El tópico

http://www.diariosur.es/opinion/201506/15/graduacion-20150615002729-v.html









El tópico
(para los alumnos de 2º de Bachillerato)
José Luis Raya Pérez


No quisiera iniciar estas palabras con el tópico o topicazo – por cierto este superlativo no está admitido-  de que “habéis cerrado una etapa e iniciáis una nueva, o ya empezáis a convertiros realmente en adultos” porque esto ya lo sabéis o, al menos, lo intuís. Ni en estos momentos os voy a soltar la perorata de lo que tenéis que hacer y lo que os espera, porque os lo hemos estado recordando estos  últimos años.

Sin embargo, el tópico también tiene su lado positivo, si bien ha sido denostado desde hace siglos porque siempre se ha sobrevalorado la innovación, lo novedoso o lo rompedor. Los artistas, en todas sus facetas, se apasionan y se obsesionan por imaginar y plasmar lo que nadie aún no ha pintado, ni escrito, ni compuesto. Se produce una agitada carrera hacia lo innovador. El creador se mueve hacia distintas direcciones para situarse en el lugar en que se sienta más cómodo y productivo. Especialmente si nadie ha indagado en esos territorios ignotos e inexplorados, y se imagina la estupefacción que generará en la crítica y en el público. El artista se disfraza de científico porque necesita explorar un condado oculto, a donde nadie ha llegado, y sueña con descubrir una nueva bacteria o un color, un antídoto o un sonido, una vacuna o una estructura asimétrica e increíble, una nueva proteína o un verso aún no manifestado, un compuesto químico rompedor o un moldeado recóndito.

Resulta absolutamente descorazonador cuando el creador se rinde al comprobar que “no hay nada nuevo bajo el sol”, esto pertenece al Eclesiastés: “Lo que fue, eso será, y lo que se hizo, eso se hará; no hay nada nuevo bajo el sol” Coloquialmente diríamos “siempre es más de lo mismo” Lo que pensamos que puede resultar nuevo o diferente, seguramente ya haya sido pergeñado anteriormente. Stern ponía páginas en negro para indicar que era de noche. En narración, lo último es el fragmentarismo de los llamados Nocilleros, puesto que nosotros percibimos la realidad fragmentariamente así debemos reproducirla. Vicente Molina Foix insiste en que todo está inventado “Lo que pasa es que la gente hace sus experimentos, con más o menos interés y profundidad”

De manera que, nos meten a todos, con calzador incluso, en la era deshumanizada de la globalización, donde todo resulta descaradamente monocromático, y por otro lado se persigue y se premia lo diferente, lo que es distinto a lo anteriormente indagado. Ya lo exponía el Eclasiastés, el único libro de la Biblia que refleja un punto de vista humano y no divino, compuesto en el 250 a.c.  ¿En esa época tan remota ya se vislumbraba que  todo estaba dicho y hecho? ¡Qué forma de darse ya por vencidos¡ Es como si un niño, a los ocho años,  cree que todo lo conoce.

¿Qué nos queda después de todo esto? Pues innovar, en la medida de lo posible para diferenciarnos del resto, o perfeccionar el tópico, engrandeciéndolo y divinizándolo. Esto se consigue con entrega y dedicación, sin duda. Y sobre todo con mucho respeto a lo ya hecho. No debería importarnos volver a repetir lo mismo si respetamos las esencias que nos han marcado y las dignificamos, porque el tópico se ha menospreciado, sin duda, a lo largo de las últimas décadas.

Entre todos los preparados, destacará el más preparado, porque este domine tres o cuatro idiomas y porque se arriesgue a la hora de formular hipótesis, o discurra por  intransitables vericuetos publicitarios, o diseñe novedosos edificios domotizados con energía solar. Vayáis por el camino que escojáis se os premiará por vuestro riesgo e innovación. El que sea más conservador y no desee arriesgar, que profundice en lo ya hecho o pergeñado, lo modifique y lo perfeccione. En ambos casos siempre resultará enriquecedor, pues de alguna manera ya sois creadores.

Por otro lado nunca os debe preocupar el hecho de que tengáis que recular o modificar algo, incluso si cambiáis de opinión quiere decir que estáis vivos y sois susceptibles precisamente al cambio y a lo novedoso. Cambiar de opinión puede ser sinónimo de evolución, como el que huye de la terquedad y la obstinación. Recordad que Sancho se quijotizó, y don Quijote se sanchificó en un momento dado, ambos compartieron sus mundos y sus opuestos puntos de vista, es decir, se enriquecieron. Después, cada cual tornó a SU verdad, pero ambos habían experimentado lo que era el saber y el conocimiento desde otras perspectivas. Ambos supieron que podían No estar en lo cierto y aceptaron que podían equivocarse. Dejaron de ser unos personajes arquetípicos para humanizarse, aunque finalmente cada cual abrazara su perspectiva contraria. Esta es la lección de hoy. No nos arque-tipifiquemos ni desvelemos -en el sentido de quitar el velo- a las dos caras de la  verdad. ¿O acaso, como decían los más viejos del lugar, la verdad sólo tiene un camino? Os lo dejo ahí para que reflexionéis. Yo hoy pienso que no. Mañana no lo sé.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESAS MADRES

Señor Berlanga

Lástima que no nos haya quedado otro L.G. Berlanga para filmar este vodevil que se ha montado y que  continúa en desternillantes fascículos coleccionables. Sólo bastaría, si acaso, Valle-Inclán, creador del esperpento, para aderezar el guion de esta farsa decadente y cutre que desde fuera, si eres un poco observador, tan sólo puede despertar hilaridad o cierta vergüenza si te sientes realmente catalán o español; que cada cual puede sentirse como le venga en gana, como si uno desea sentirse abeja o avispa al mismo tiempo, pero sin faltar el respeto, oiga.

El actor principal es un perfecto burgués llamado Puigdemont con cuatro apellidos andaluces, aspiraciones a mártir y poco inteligente en las entrevistas. Junqueras, católico que canta homilías, que lo bendice y que recuenta los votos en medio de una misa y sin repicar. Otro Rufián de ascendencia jiennense que representa la izquierda pija cool, joven malandrín antiespañol que viste de Zara y compra en Mercadona, dedicado a…