Ir al contenido principal

This is England y el artículo maldito









LAS BANDERAS

    Hoy he sido testigo de dos acontecimientos que me han hecho reflexionar un poco, tan sólo un poco. La captura y detención de la cúpula de ETA  en Burdeos - ¡Santo Dios cuántas cúpulas tiene este aparato depredador¡- y la visión de la película en DVD “This is England”.En la que al final de la cinta un niño de doce años decide arrojar al mar una bandera de Inglaterra después de haber sido testigo de una muerte racial, nacionalista y, cómo no, fundamentalista.


He visto cómo los detenidos gritaban vítores a favor de Euskal Herría mientras eran introducidos en los coches patrulla con sus cabezas bien tapadas. Hacía tiempo que no observaba atónito una escena tan lamentablemente patética, bochornosa y esperpéntica. Un grupo de ultranacionalistas, nazis o lo que sea gritando por una supuesta patria oprimida y reprimida, como hicieron los españoles aquel famoso Dos de Mayo. "Luchar por la defensa de la patria y contra el invasor."Estos descerebrados van con con dos siglos de retraso. No comprenden que ahora no hay que luchar por separarse sino por unirse, y no ya con España sino con el resto de Europa por ejemplo, o quizá con nuestros olvidados vecinos los portugueses. Nunca comprenderán que la unión hace la fuerza. Sólo he sido testigo de unos cuantos neuronitas – dícese de los que sólo disponen de una sóla neurona y la tienen atrofiada-
berreando como animales salvajes.

Y dan su vida por su patria, como hace dos siglos, ¿verdaderamente la dan? O sólo saben matar por su patria, a gente joven, a chicos que sólo desean trabajar y ganarse un sueldo y que ni tan siquiera sirven a un país ( eso es demasiado abstracto) sino a ciudadanas y ciudadanos que tienen problemas y necesitan ayuda...

Y luego en la Tele veo el colegueo vergonzoso, saludándose en plan “guay” dentro de esa urna de cristal macizo y desafiando a la autoridad y a la gente buena con sus miradas y sus gritos hirientes y reconrosos. Gente que llora por sus familiares, que sólo querían ganar un jornal para mantener a sus familias o quizá para comprarse el último modelo de Peugeot. Sois realmente alimañas. Yo reniego de todas las banderas, sin excepción, y de todas las Independencias que sólo matan a seres inocentes. Luchar por vuestros ideales si os da la gana, pero dentro de la legalidad y respetando sobre todo a la vida humana.

Nunca daría mi vida por una  bandera y mucho menos mataría a nadie. Mataos entre vosotros – cerdos asesinos- y dejar vivir en paz.

 Y daría yo el primer paso como el niño de This is England:
Empezaría arrojando banderas al mar, todas, sin excepción. Sólo sirven para causar dolor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESAS MADRES

Señor Berlanga

Lástima que no nos haya quedado otro L.G. Berlanga para filmar este vodevil que se ha montado y que  continúa en desternillantes fascículos coleccionables. Sólo bastaría, si acaso, Valle-Inclán, creador del esperpento, para aderezar el guion de esta farsa decadente y cutre que desde fuera, si eres un poco observador, tan sólo puede despertar hilaridad o cierta vergüenza si te sientes realmente catalán o español; que cada cual puede sentirse como le venga en gana, como si uno desea sentirse abeja o avispa al mismo tiempo, pero sin faltar el respeto, oiga.

El actor principal es un perfecto burgués llamado Puigdemont con cuatro apellidos andaluces, aspiraciones a mártir y poco inteligente en las entrevistas. Junqueras, católico que canta homilías, que lo bendice y que recuenta los votos en medio de una misa y sin repicar. Otro Rufián de ascendencia jiennense que representa la izquierda pija cool, joven malandrín antiespañol que viste de Zara y compra en Mercadona, dedicado a…