Ir al contenido principal

El microrrelato maldito

El poder

Te has dirigido a mí con una soberana prepotencia indignante. Has usado el cargo que te han otorgado para corregirme desde tu posición, intransigente, dogmática y dañina, inhumana, intolerante y cruel. Tus palabras se introducían en mi cerebro como cuchillas afiladas. Siempre con el desprecio anteponiéndose al semblante amable, que ocultas en lo más profundo de tu ser, porque no es posible que seas tan instigador, ni tan deliberadamente avasallador... Y pensé en volver a mi tarea, oculto en el más apartado y oscuro de los despachos, donde el tragaluz ha sido obturado por las telarañas y el polvo, y mientras me alejo con el rabo entre las piernas continúas vociferando y blasfemando ante todos tus trabajadores, que son, en definitiva, tus súbditos. Eres un maestro en calumniar y ridiculizar, en descomponer y desacreditar. Repaso mentalmente las tareas, en qué he fallado, pero todo está en orden, he trabajado con la pulcritud que tú me has transmitido, he sido muy bien aleccionado, soy realmente el sujeto que necesita el poder: eficiente, responsable, resignado y obediente, jamás me enfrento al jefe, nunca hablo a sus espaldas. Sin embargo, sigues y sigues con tu andanada de improperios. Me refugio bajo la mesa, nadie viene hasta aquí, una cesta de mimbre con una manta polvorienta es mi lugar de descanso, bebo agua del mugriento recipiente para tranquilizarme.

Al final de la jornada, cuando todos se han marchado, abres la puerta y, como si estuvieras arrepentido por tu punzante maltrato, comienzas a acariciarme, con una extraña inquietud, con una, cada vez más, inusitada ansiedad. Y acercas mi hocico a tu entrepierna  y me obligas a lamerte tus partes. Mi devoción por ti me impide huir o gritar, o ladrar. Hasta en eso pretendo complacerte.     

Comentarios

  1. ufff me he puesto muy nervioso al leerlo. me ha recordado a un jefe super tirano que tuve hace tiempo y me he identificado con el que cuenta esta historia. Es un perro o lo trataban como un perro? me queda esa duda. Es muy original. Felicidades Jose Luis

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESCRITORES

E
S
C
R
I
T
O
R


E
S...                                
http://www.diariosur.es/opinion/escritores-20180510000605-ntvo.html







“Escribo para que la muerte no tenga la última palabra”, afirmaba Oddysséas Elýtis en un afán quizá por eternizarse, o el gran Eduardo Padura: “Escribo como un loco para no volverme loco”. Rubén Darío compondría pura belleza en su primera etapa y él mismo concluiría con el poderoso poder de la palabra, esa palabra/poesía que se puede convertir en arma cargada de futuro, como ya supuso Gabriel Celaya. O para pedir la paz (y la palabra)  si rememoramos a Blas de Otero. Hay diferentes motivos que acechan al escritor/creador para que justifique su labor. Cualquier cimiento se puede agregar a las distintas funciones del lenguaje: persuadir, imperar, expresar, embellecer, sugerir o informar básicamente.  También podemos fustigar, reseñar, criticar, valorar e incluso incordiar o molestar; también  alabar, orar, confabular, enemistar, amar o vilipendiar. E incluso para ahuyentar fa…

LA MUERTA de Guy de Maupassant: crítica, tertulia y lectura. Colaboración Diario Sur.