Ir al contenido principal

Siegel, Cataluña & Espanya





 Don Siegel, Cataluña & Espanya
José Luis Raya

Todos los lingüistas, historiadores y sociólogos distinguen y separan los términos Patriotismo y Nacionalismo. El primero ha sido denostado por la derecha rancia y obtusa, pero que bien entendido consiste en amar la tierra donde uno nació: su pueblo, su región y su país. Mientras que el segundo tiende al enfrentamiento y a la confrontación con otras naciones o regiones. Siempre se van a defender atacando, siempre se van a sentir atacados y van a desarrollar un victimismo tan infantil como absurdo, en unos casos, y en otros puede llegar a bochornosos y vergonzosos extremos. La nación la defienden atacando y por doquier atisban enemigos o posibles ataques y expolios. Permanentemente están a la defensiva y cualquier gesto amistoso es susceptible de análisis por malintencionado . Esto es el nacionalismo, al menos el que tristemente padecemos en este país.
El Simposio España contra Catalunya es un ejemplo más que ilustrativo sobre lo anteriormente expuesto. Bien podrían haberse remontado hasta el Paleolítico para incidir sobre la idea del supuesto machaque que intentan demostrar. Evidentemente se centrarán en tratados y guerras pasadas como si hubieran ocurrido ayer mismo. Y responsabilizarán a reyes y dirigentes de su malestar. Es cierto que el Caudillo frenó su lengua - lo mismo que ahora ellos hacen con el castellano- pero espero que no se les olvide que allí fue creando un tejido industrial como no se hizo en ninguna otra región, excepto en Euskadi. Hasta Cataluña subieron miles y miles de andaluces para sostener y mantener su industria, la que se les había sostenido y mantenido en la Dictadura.
Una de sus principales digresiones consiste en tildar de dominante e imperialista al gobierno central, sea cual sea su tendencia. Pero resulta que ellos son los que les mueve sus ansias imperialistas y expansionistas, pues su territorialidad no se reduce a sus cuatro provincias, ni a sus seis millones de habitantes, sino que reivindican con descarado disimulo los llamados paisos catalans, desde Valencia, Tarragona, Alicante, norte de Murcia, Baleares y por pedir que no quede el Rosellón, Corcega, Cerdeña, la Provenza, Perpiñán y Andorra. Menos mal que ya esto no se consigue con guerras, ni invasiones. Se hace introduciendo, poco a poco, obedientes y adocenados funcionarios del Régimen en las administraciones y diputaciones, como está ocurriendo en las Islas Baleares. Todo esto ya lo vimos en la estupenda película de Don Siegel La invasión de los ladrones de cuerpos, en la que unos microorganismos procedentes del espacio infestan – no es lo mismo que infectar- a los habitantes de una ciudad californiana y los transforman hasta convertirlos en autómatas sin personalidad y obedientes ciegos de una fuerza superior. Lo terrorífico de todo esto es que pretenden transformar y contagiar a todos los demás en fieles y leales servidores. Son seres dirigidos y programadas desde arriba, pero, aparte de transformar a toda costa a sus semejantes, desconocemos sus objetivos, diluidos en la más agobiante NADA. Se obvia el paralelismo y la simbología precisamente por lo obvio.
El engranaje de la infesta del sistema ha ido funcionando muy bien, incluso los oriundos de otras tierras han sido abducidos, y observamos absortos cómo nigerianos, andaluces o madrileños, que viven allí, apoyan y defienden a ultranza el victimismo y el atropello al que han sido sometidos desde tiempos inmemoriales e inmemorables, sin cuestionarse nada más. Sin detenerse a pensar que todos funcionamos mejor estando juntos, que no es el momento de separatismos porque producirían profundos daños económicos y sociales en ambos bandos, y no están los tiempos como para perder más de lo que estamos perdiendo. Las clases dirigentes lo saben perfectamente. Se trata de que el ciudadano abducido mire hacia otra parte e ignore los verdaderos problemas de su región, esto es el paro y la corrupción, entre otros muchos. Es lo que hacía el Caudillo, que  ponía a todos los españoles mirando a Gibraltar, así nos tenía entretenidos y se olvidaban de los graves problemas internos. Esto es lo más preocupante: que el pueblo catalán siga a sus líderes ciegamente sin percatarse del perjuicio que nos acarreará a todos, político y económico, empezando por ellos mismos, y  que persigan, como los personajes de Don Siegel unos objetivos oscuros e inciertos, diluidos en la más angustiante NADA. Y todo por defender una obsoleta  idea romántica y decimonónica, tan absurda como estéril. Los personajes de Don Siegel caminaban sonámbulos, sin voluntad, sin capacidad para sentir, ni pensar, ni decidir. Eran seres  totalmente manipulados por una fuerza superior, oscura y siniestra.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESAS MADRES

Señor Berlanga

Lástima que no nos haya quedado otro L.G. Berlanga para filmar este vodevil que se ha montado y que  continúa en desternillantes fascículos coleccionables. Sólo bastaría, si acaso, Valle-Inclán, creador del esperpento, para aderezar el guion de esta farsa decadente y cutre que desde fuera, si eres un poco observador, tan sólo puede despertar hilaridad o cierta vergüenza si te sientes realmente catalán o español; que cada cual puede sentirse como le venga en gana, como si uno desea sentirse abeja o avispa al mismo tiempo, pero sin faltar el respeto, oiga.

El actor principal es un perfecto burgués llamado Puigdemont con cuatro apellidos andaluces, aspiraciones a mártir y poco inteligente en las entrevistas. Junqueras, católico que canta homilías, que lo bendice y que recuenta los votos en medio de una misa y sin repicar. Otro Rufián de ascendencia jiennense que representa la izquierda pija cool, joven malandrín antiespañol que viste de Zara y compra en Mercadona, dedicado a…