Ir al contenido principal

Historias de amor




El final

...éstas son las últimas palabras que pronunció Wigfredo cuando la derrota ya se había consumado:
...Quiero que sepas...
...que muy lentamente estoy acostumbrándome a vivir sin ti...
pero quisiera que me explicaras por qué echo tanto de menos tus besos,
las caricias y los abrazos que nunca me diste...

Y aquella mirada desprovista de ternura, y aquel te quiero mudo y helado.
Quisiera que me explicaras cómo, al despertarme, nublado todavía por la embriaguez del sueño siento tu piel pegada a la mía. Me gustaría saber cómo se puede seguir amando cuando ni tan siquiera hay amor, cuando ni tan siquiera lo hubo, tan sólo un atisbo, un ademán frenado o un roce seco, si acaso.

Cómo se puede emplear un tiempo, precioso y joven, en planificar una vida para ahogarla y arrancar hasta la semilla de la ilusión. No es posible seguir queriendo cuando ya no se puede querer. Es terriblemente absurdo e inhumano. No se debería sufrir por un amor que ya no existe y que tal vez nunca existió...
4+4=8 + 1= 9

No es un título convencional, es una suma de números que representan años.
Estuvimos unidos ocho años, pero me dijiste que sólo los cuatro primeros fueron auténticos, por lo tanto tenemos que los ocho se pueden dividir entre dos y dan cuatro, que sumados, obviamente, resultan ocho nuevamente. Y queda un uno coleando, que lo añado al ocho restante: la adición global es nueve. Este uno final agregado hace referencia a un período de tiempo (algo más de trescientos sesenta y cinco días) que, aunque evitable, hubimos de permanecer unidos, que no sumados, más bien divididos. Y allí estaba yo, manteniendo el tipo ante tu compostura fría y matemática. Siempre había sido así. Ya no me amabas. La computadora no estaba programada para seguir queriendo. La calculadora asumió que sus circuitos no podían seguir compartiendo su vida con un hombre como yo. Y el día catorce de enero del dos mil, a las veintidós horas cuarenta y cinco minutos era el momento exacto en que  debías comunicarme que lo nuestro se acabó. La computadora en el fondo de sus circuitos debería de tener un dato: que dicha información se transmitiera pasada la Navidad, para que el receptor – antes llamado amado- no sufriera durante esta época tan... ( te dejo a ti el adjetivo) 

Y ahora releo el título y me parece espantoso, pero siempre hay – cada vez más- personajes que son amigos de lo novedoso y de lo arriesgado,  he tratado de imbricar la forma y el contenido, esto es, tu forma y tu contenido. ¿O acaso tu respetable pasión por las piedras y cactus no son sino un reflejo austero de tu rigidez espiritual? ¡Por Dios¡ ¡Qué cambio tan dilapidante ¡ Pero tu recuerdo se asocia a esta esencia básica, tus colecciones.  Y me mantuve a tu vera, absolutamente ensombrecido por tu delirante beldad, eclipsado por tus contubernios y por tus delectantes dosis de inteligencia fulgurosa y por ese talento adoquinado y pragmático, siempre flagelante y despreciante, sumiso yo a todos tus reproches, doctos y directos, que me caían insistentemente como jarros de agua fría y lacerante. Son las espinas de tu desdén, proceroso, fustigante, que ahoga mi mirada mezquina y huidiza. Tus abrazos cargados de espinas y tus besos fríos como losas, tus piedras y tus cactus.

Amor, aún espero una respuesta a tu inclemencia, sigo sentado al filo de una noche negra y desolada, porque deseo tener la certeza de que, en algún minuto o insignificante segundo de esos “cuatro más cuatro”,  algún atisbo de ternura pudiera asomar a tus párpados y derramarlo sin insidia sobre mis labios expectantes. 



Después del 9

Tu ahora incalculado futuro lo vestiste de fúlgido azul cual tu indistinguible inteligencia, previsora y atenta. Sin embargo, dama errante, continúas perdida, sin localizar aquello que soñabas indolente, pues tu prestigiosa y vertebral figura aspirar podía, sin duda, al hombre que tú habías dibujado. Tú misma te has engañado. Has confiado en exceso en tus dotes, tu buena dotación genética. Tu estupendísimo talle y tu simpar donaire. Calculaste que cualquier hombre accedería a tus pretensiones, incólumes, ensimismados por tus encantos, y volverías a sentir que tu corazón se laminara gozoso; pero criatura ingenua, caricatura arcaica, los giros del corazón no los controla la mente, ni siquiera el propio corazón, tus operaciones algebraicas se han diluido en la nada. Sigues estando sola. Sólo te tienes a ti misma, a tu cuerpo deseable que se aja, y a tu atroz inteligencia. Sin embargo puedes continuar con tus sueños de princesa, eso es lo que te mantiene viva. Si alguna vez nos cruzamos, te pido por favor que me devuelvas los míos.    



  

Último amor
               
Has sido la última en preguntarme “¿por qué te has fijado en mí?” El amor sigue teniendo ese misterio, que no se resuelve con una sóla respuesta. Ni tan siquiera con mil.
En el seno de tu pregunta está la solución: En tu inseguridad, en tu mirada lánguida y esquiva. En tus besos y abrazos.
En tu absoluta integridad y en tu lealtad. Te quiero porque me quieres aunque no lo digas y porque trato de sacarle todo su jugo a estos momentos furtivos y fugaces que me ofreces. En secreto y a escondidas.
            Te quiero porque el mañana es incierto y porque me aferro al presente y al momento como si fuera un segundo eterno…
            Te quiero, porque sin quererlo, te has colado en mi alma, de puntillas, sin apenas hacer ruido, y por tu triste sonrisa de congoja y de sufrimientos pasados. Porque necesitas más amor, porque te quedaste vacía y desolada y quieres llenarte de la vida que te arrancaron de cuajo.
Porque lo apostaste todo y todo lo perdiste. Te quiero porque necesito quererte, porque necesito que recuperes tu alma, perdida y sola. Porque no quiero que derrames más lágrimas negras, y porque deseo que despejes ese rumbo cubierto de niebla y fango. Y cuando tu corazón esté dispuesto para dar y recibir amor, si quieres déjame y vuela porque al fin serás libre. Yo mismo abriré la puerta de la cárcel de amor en la que estás presa desde hace muchos años. Cuando te vea volar, libre y feliz, podré abrazarte y sonreír porque al fin tu pena cesó.
             Y si decides volver a mí, estaré frente a ti con los brazos abiertos y el corazón en llamas.

             Te quiero porque sé que me dejarás, porque tus humanos remordimientos te impedirán continuar. Volverás con él y a la rutinaria seguridad del hogar: Te amo porque eres de esas mujeres que vuelven con su familia, te dejaste seducir  por un cuerpo maduro y hermoso, pero debes volver, él te espera y no sospecha nada. Lo hemos llevado con absoluta discreción, demasiado perfecta. Te veré cruzar la calle junto a él y te miraré sin remordimientos porque yo te supe amar.

              Te supe amar porque no te pedí nada y porque te dejé volar…






Comentarios

Entradas populares de este blog

POR LA CARNE ESTREMECIDA

https://www.youtube.com/watch?v=qi_RKfhweIs
DIARIO IDEAL
DIARIO SUR



https://www.youtube.com/watch?v=qi_RKfhhttps://www.youtube.com/watch?v=qi_RKfhweIsweIs


https://www.youtube.com/watch?v=qi_RKfhweIs





*Hay escritores que escriben muy bien, pero no tienen nada que contar. Les falta algo fundamental: IMAGINACIÓN. Aburren desde sus primeras líneas, a pesar de su docto manejo del lenguaje condimentado con docenas de piruetas lingüísticas dirigidas a su propio onanismo. No saben fabular ni contar historias. Otros esgrimen y mantienen considerablemente el don de la imaginación, sin embargo su vocabulario es escaso e incluso cometen errores morfosintácticos. Una buena novela debe combinar ambos aspectos.


Librería Pipper Guadix
Librería Pérgamo Torremolinos
Librería Babel  Granada
Librería Luces Málaga
Librería Berkana Chueca/Madrid
Librería La Pantera Rosa Zaragoza



........ Se podrá solicitar más adelante en las principales librerías de Españao a la editorial directamente:

editorial@lafraguadeltrovador…

ESAS MADRES

DISCURSO FIN DE CURSO CON FÁBULA INCLUIDA