Ir al contenido principal









Menosprecio de corte y alabanza de aldea

José Luis Raya



Menosprecio de corte y alabanza de aldea. Fue Fray Antonio de Guevara quien escribió esta apología sobre las aldeas y los pueblos en detrimento de la corte, esto es, la ciudad, en 1539. Fue nombrado, a la sazón, obispo de Guadix. Fray Luis de León también deseaba alejarse del mundanal ruido en su Oda a la vida retirada. ¡El ruido que podría haber en el siglo XVI en los burgos de Castilla¡ Si bien el ruido, en sentido figurado, puede ser la alteración y el desequilibrio del estado de ánimo. Obviamente eran otros tiempos. Cualquier tiempo pasado fue anterior. O quizá mejor, como más adelante veremos.

Parece ser que el calor húmedo y pringoso de septiembre, y que se prolonga hasta octubre, está feneciendo y empieza a refrescar. Ya era hora. Noviembre nos espera con aires frescos. Las playas no resultan tan apetecibles. Es el momento de retornar a la aldea y visitar los maravillosos pueblos del interior que recorren la provincia de Málaga, de norte a sur y de este a oeste. Es el momento de descubrir o redescubrir los sobrecogedores atardeceres del Chorro o de La Axarquía, o perderse por los Montes de Málaga, la Sierra de las Nieves, el Valle de Abdalají, la Serranía de Ronda, la Sierra de Mijas o el interior de Vélez. Son tantos los hermosos paisajes y lugares por presenciar y visitar que resultaría ignominioso acudir antes a otras regiones mucho más retiradas, teniendo todo esto tan cercano. Sus hotelitos con encanto y sus casas rurales, y sobre todo su rica y suculenta gastronomía, rociada con los apetecibles y sabrosos vinos de Málaga, resultaría sacrílego perdérselo. La provincia de Málaga no sólo ofrece estupendas playas. Los que se aburren los fines de semana tienen un mundo por descubrir al alcance de la mano. Es una pena que el malagueño desconozca todo esto y que tenga que ser un foráneo el que se lo recuerde.

Muchos ayuntamientos, desde Mijas Pueblo, Nerja, Frigiliana, hasta Estepona, que parece tan lejana, como Córdoba, nos recordaba Lorca, han engalanado sus calles más típicas con preciosísimas macetas de geranios. Incluso los tiestos son de colores diferentes dependiendo de las calles y callejones, que se muestran tan limpios y frescos. Todo un estallido de color sobre un fondo blanco refulgente. Se saborea Andalucía a cada paso.

Después de alojarnos en un hotelito con encanto de Alozaina, tranquilo, rústico y moderno a la par, con un servicio exquisito y a un precio más que asequible, nos dirigimos a visitar (o revisitar) los alrededores. Llegamos hasta El Burgo, donde se celebraba la original fiesta de los Bandoleros, y degustamos los platos típicos de aquella época, a un precio casi irrisorio: dos euros cada platito con cerveza incluida. Muy pronto la fiesta de Las castañas en La Yunquera.

Pero no todo el monte es orégano.

Al llegar al, otrora, bello pueblo de Casarabonela, descubrimos un lugar desprovisto de belleza, triste y despellejado. Apenas había flores y macetas colgadas de sus balcones y ventanas. Al hablar con sus vecinos y hosteleros, nos confesaron, en voz baja, que hay un grupo de vándalos que se dedican a saquear y a romper todo lo que decore y embellezca el pueblo. Sus vecinos están asustados e indignados. En “España no hay justicia” nos comunicaba un anciano apretando los dientes. Nos quedamos muy sorprendidos y compartimos su callada indignación.

Es hora de nombrar a Lope de Vega y a Fuenteovejuna ¡Todos a una¡ El pueblo tiene que unirse y enfrentarse a esta injusticia. Ojalá esta humilde protesta no caiga en saco roto y la Junta, que tanto y tan bien defiende nuestra tierra, tome cartas en este vergonzoso asunto, que lo sufren a diario sus vecinos y el viajero que se acerque, pues no podemos disfrutar de la sempiterna beldad de Casarabonela, ahora saqueada y ultrajada. Un pueblo no debe estar sometido a los vaivenes y caprichos de una caterva de jóvenes maleducados y gamberros, en algunos casos con la connivencia paterna, ni someter a sus vecinos a sus gratuitos y perversos destrozos. Es cierto. No hay justicia.


Comentarios

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESAS MADRES

Señor Berlanga

Lástima que no nos haya quedado otro L.G. Berlanga para filmar este vodevil que se ha montado y que  continúa en desternillantes fascículos coleccionables. Sólo bastaría, si acaso, Valle-Inclán, creador del esperpento, para aderezar el guion de esta farsa decadente y cutre que desde fuera, si eres un poco observador, tan sólo puede despertar hilaridad o cierta vergüenza si te sientes realmente catalán o español; que cada cual puede sentirse como le venga en gana, como si uno desea sentirse abeja o avispa al mismo tiempo, pero sin faltar el respeto, oiga.

El actor principal es un perfecto burgués llamado Puigdemont con cuatro apellidos andaluces, aspiraciones a mártir y poco inteligente en las entrevistas. Junqueras, católico que canta homilías, que lo bendice y que recuenta los votos en medio de una misa y sin repicar. Otro Rufián de ascendencia jiennense que representa la izquierda pija cool, joven malandrín antiespañol que viste de Zara y compra en Mercadona, dedicado a…