Ir al contenido principal

Victimismo Olímpico






VICTIMISMO OLÍMPICO
José Luis Raya

Las redes sociales echan humo, la radio y las noticias. Hay un tema candente que a unos abrasa y a otros alegra. Como siempre, media España se indigna, y la otra sonríe irónicamente. Y es que, desde luego, la desunión hace la debilidad. Aunque ha podido más el ingenuo optimismo que siempre nos caracteriza. No sé por qué, pero España siempre es claramente favorita. Ni somos tan espléndidos, ni tan malos como algunos siempre nos pintan. Para muchos, como en este país no se vive en ninguna parte, para otros muchos esto es una mierda y hay que marcharse, porque aquí ya no vienen ni los africanos. La imagen que en el exterior tienen de nosotros es la que nosotros mismos proyectamos, que hasta Bárcenas es tan popular como Obama, que este país de corruptos está siendo conocido, por méritos propios, en todo el mundo ¿Creíamos que podíamos hacer algo contra la poderosa Tokyo? Si hasta quedamos detrás de Estambul – creo que deberíamos suprimir el “hasta”- Pronto nos igualaremos a esta ciudad en tentativas, llevan presentándose cinco o seis veces, ya he perdido la cuenta.

Hay quien lo achaca al deficitario inglés de nuestros políticos, lo cual viene siendo la tónica habitual, no sólo en la derecha, y a este paso - menos mal que con tanto como invierten en educación- dentro de poco todos los españoles serán bilingües o trilingües, si contamos el catalán.
La estrategia sigue siendo penosa, pero da igual. El caso es pagar una densa comitiva y para colmo venden el proyecto como los Juegos de la austeridad, faltaría más, con la que está cayendo. Sin embargo, el Olimpismo parece ser que se inclina siempre por la ostentosidad, la pompa y la grandiosidad. Primer fallo. Hay una especie de turno “pactado” rotatorio entre los continentes. La próxima celebración será en Río de Janeiro. Nunca se había celebrado en América del Sur y ya tocaba. Muchos están arrepentidos por la elección de Río. Su crecimiento económico ha descendido en más de un 5% y allí la gente está protestando porque hay una gran densidad de población pobre o muy pobre que no tiene ni para comer. Las instalaciones van con retraso; pero si Atenas pudo, que llegó exhausta, hasta el último día dando retoques, puede cualquiera. Londres estaba demasiado reciente como para que tocara otra vez en Europa, estando Asia. Los nipones pueden con todo: pueden contaminar un planeta entero y descontaminarlo en dos días. Últimamente se están inclinando por las Megalópolis (Pekín, Londres, Río) con lo cual Madrid no responde demasiado a este concepto. Por último, la mimada y sobrevalorada París en el mundo entero, proyecta sus Juegos para el 2024, por lo que si se celebraban en Madrid cuatro años antes, difícilmente se lo concederían de nuevo a Europa, a dos ciudades tan “próximas”. Las delegaciones europeas pinchaban para que no saliera Madrid, por lo visto también pretenden presentar candidaturas Roma y Berlín. Europa, como siempre, dando esas muestras de unión tan pintoresca. Y es que el año 2024 es, además, un año emblemático para París, pues se cumpliría el centenario de sus Juegos de la VIII Olimpiada: Citius, Altius, Fortius. Por primera vez se usó este conocido eslogan.
Así que, vamos a dejar nuestro victimismo, que parece que hay sórdidas conjuras por doquier, que pretenden echarnos la zancadilla constantemente, ni le echemos la culpa a unas discretas o zafias, incluso, dicciones inglesas. Todo se reduce a un ingenuo optimismo y a una euforia absurda, que parece que no hay rivales. Nuestra estrategia, como siempre, nos deja en evidencia, igual que un alumno torpe, que no para de repetir curso por mucho que estudie, repitiendo siempre los mismos errores.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESAS MADRES

Señor Berlanga

Lástima que no nos haya quedado otro L.G. Berlanga para filmar este vodevil que se ha montado y que  continúa en desternillantes fascículos coleccionables. Sólo bastaría, si acaso, Valle-Inclán, creador del esperpento, para aderezar el guion de esta farsa decadente y cutre que desde fuera, si eres un poco observador, tan sólo puede despertar hilaridad o cierta vergüenza si te sientes realmente catalán o español; que cada cual puede sentirse como le venga en gana, como si uno desea sentirse abeja o avispa al mismo tiempo, pero sin faltar el respeto, oiga.

El actor principal es un perfecto burgués llamado Puigdemont con cuatro apellidos andaluces, aspiraciones a mártir y poco inteligente en las entrevistas. Junqueras, católico que canta homilías, que lo bendice y que recuenta los votos en medio de una misa y sin repicar. Otro Rufián de ascendencia jiennense que representa la izquierda pija cool, joven malandrín antiespañol que viste de Zara y compra en Mercadona, dedicado a…