Ir al contenido principal

Educación Franquista



Educación franquista 

Ya ha llovido mucho desde aquella lejana Comisión de Cultura y Enseñanaza que presidiera don José María Pemán, secundado por E.Suñer, y las "Comisiones depuradoras", al más puro y sutil estilo hitleriano, que iban desde el nivel A hasta el D. En éste último se concentraba todo lo relacionado con el Magisterio.
Las Primeras Medidas Depuradoras se remontan al lejano año del 36, en los territorios donde el Bando Nacional ya campaba a sus anchas. La Junta de Defensa Nacional recibía los informes que habían sido enviados por los alcaldes, plenamente aleccionados y seleccionados, del Rectorado del Distrito Universitario. Estos informes podían seguir un curso previo de criba que no sólo repercutiera en la responsabilidad de los alcaldes, sino también en la Guardia Civil e incluso en respetados y conocidos padres de familia.
Cuando la Comisión "evaluadora" tuviera en su haber los informes, más o menos sospechosos de un maestro-a, formulaba un "pliego de cargos" en el que se concretaban las acusaciones correspondientes. El "acusado" disponía de diez días para defenderse de esas acusaciones formulando un Pliego de Descargos.
La Resolución era resuelta por la Comisión de Cultura y Enseñanza, siempre acechando Enrique Suñer, y se publicaba en el Boletín Oficial de la Provincia. Normalmente se decidía un traslado, una suspensión tempral de empleo y sueldo o la suspensión definitiva. La suspensiones temporales podían oscilar de uno a cinco años. Todo esto si se demostraba que el sujeto en cuestión mostraba actitudes anticristianas o contrarias al Movimiento Nacional. El "acusado" exponía en una Declaración Jurada que no pertenecía a ningún sindicato rojo, ni había contribuido a entidades como Amigos de Rusia o Socorro Rojo Internacional y, en general, que no había simpatizado con el gobierno anterior de la república. Si bien, había falsas o desmesuradas acusaciones, debido a envidias o rencillas personales, que terminaban creyendo y estaban muy por encima de la honorabilidad del acusado y de su integridad como persona, a no ser que tuviera uno grandes amigos nacionales, pero, como todos sabemos, ni Lorca se libró.
Uno debía pertenecer a sincicatos como el SEM, luego el SEPEM, para proseguir con la "depuración" y "la limpieza". Como durante la Reconquista, que, o te marchabas de España o te convertías al Cristianismo; a los Judíos Conversos se les llamaba Cristianos Nuevos y debían seguir demostrando día a día que rehusaban de su pasado judío. En la "Reconquista Franquista" tenían que rechazar su pasado republicano si querían sobrevivir. Los hombres obligatoriamente
debían incluirse en el Frente de Juventudes desde los ocho a los dicieocho años. Las mujeres iban a la Sección Femenina de la Falange, cuyas figuras más veneradas y simbólicas fueron Isabel la Católica y Santa Teresa de Jesús. Sólo había tres banderas, la española, la de la falange y la del requeté. El Himno nacional se cantaba con la letra de Pemán o el patriotero "Monatañas Nevadas". Formaban filas e iban a clase en/con solemne actitud marcial. Rezo del Ángelus al mediodía y misa obligatoria los domingos.
Luego llegó la leche en polvo y el queso de bola y lo de "pasas más hambre que un maestro". "Glorias Imperiales" para los niños y "Guirnaldas de la Historia" para las niñas. Y las "Flechas y Pelayos".
Con la caída de Cataluña en el 39 y la guerra ganada se consolidaba la legislación definitiva, la cual iba encajando mejor con el paso de las décadas. A mediados de los 50 el control de púlpito y pupitres era total. A partir de los 70, y Franco en franca decadencia, y su Régimen tocado, muchos maestros vieron sus sanciones anuladas y liberados de sus sospechas, por lo que podían presentarse a un concurso público. Muchos, ya ancianitos, ni siquiera lo intentaron.
Los desastres del Régimen aún se dejan notar, ya que hay comunidades que intentan imponer su lengua como única e indiscutible, lo mismo que hacía Paquito, que imponía por la fuerza sólo el castellano.
Desde siempre, nos han manipulado. Han querido imponernos sistemas de enseñanza y aprendizaje, programas incluso, métodos y actividades o pruebas de ingreso y evaluaciones. El poder lo sabe muy bien, a la sociedad se la controla si controlas la educación y sus docentes. En aquellos tiempos era mucho más duro y cruel que en la democracia, obviamente. Esto no quiere decir que ahora, muy sutil o descarademente, se siga controlando. Y con "ahora" quiero decir desde 1975. Una pena. Cualquier tiempo pasado...

Comentarios

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESAS MADRES

Señor Berlanga

Lástima que no nos haya quedado otro L.G. Berlanga para filmar este vodevil que se ha montado y que  continúa en desternillantes fascículos coleccionables. Sólo bastaría, si acaso, Valle-Inclán, creador del esperpento, para aderezar el guion de esta farsa decadente y cutre que desde fuera, si eres un poco observador, tan sólo puede despertar hilaridad o cierta vergüenza si te sientes realmente catalán o español; que cada cual puede sentirse como le venga en gana, como si uno desea sentirse abeja o avispa al mismo tiempo, pero sin faltar el respeto, oiga.

El actor principal es un perfecto burgués llamado Puigdemont con cuatro apellidos andaluces, aspiraciones a mártir y poco inteligente en las entrevistas. Junqueras, católico que canta homilías, que lo bendice y que recuenta los votos en medio de una misa y sin repicar. Otro Rufián de ascendencia jiennense que representa la izquierda pija cool, joven malandrín antiespañol que viste de Zara y compra en Mercadona, dedicado a…