Ir al contenido principal






DELIRIO

Esta tarde sentí un escalofrío

de dagas desnudas en mi cuello,

recordando tus labios en los míos,

tus besos que apagaron mi resuello.

Mi piel vibraba entera por tu olvido.

Sentí que fue mentira todo aquello.

Qué solo me encontré, cariño mío,

al ver mi cuerpo inerte sin tu cuerpo.

Salí a la calle solo enloquecido

llamándote sin voz en mis adentros.

Mis sienes reventaban sin latido.

Mi boca se quedaba sin aliento.

Buscándote sin alma en mi martirio

andaba sin andar, igual que un muerto.

Sentí la burla inicua de los niños

al verme dando pasos de muñeco.

Decídme, por favor, si lo habéis visto.

Contádme si sabéis su paradero.

Hacédlo, y llenaré vuestros bolsillos

de canicas de cristal y caramelos.

Mirad, mirad su nombre en este anillo.

Sus ojos son azules como el cielo,

su voz, como la carne de membrillo,

y es como un gitano de moreno”

Y así pasé la tarde en mi delirio,

hablándoles de ti hasta a los perros.

Amor, regresa a mí, te lo suplico.

Devuélveme el sentido con tus besos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

LA MUERTA de Guy de Maupassant: crítica, tertulia y lectura. Colaboración Diario Sur.

ESCRITORES

E
S
C
R
I
T
O
R


E
S...                                
http://www.diariosur.es/opinion/escritores-20180510000605-ntvo.html







“Escribo para que la muerte no tenga la última palabra”, afirmaba Oddysséas Elýtis en un afán quizá por eternizarse, o el gran Eduardo Padura: “Escribo como un loco para no volverme loco”. Rubén Darío compondría pura belleza en su primera etapa y él mismo concluiría con el poderoso poder de la palabra, esa palabra/poesía que se puede convertir en arma cargada de futuro, como ya supuso Gabriel Celaya. O para pedir la paz (y la palabra)  si rememoramos a Blas de Otero. Hay diferentes motivos que acechan al escritor/creador para que justifique su labor. Cualquier cimiento se puede agregar a las distintas funciones del lenguaje: persuadir, imperar, expresar, embellecer, sugerir o informar básicamente.  También podemos fustigar, reseñar, criticar, valorar e incluso incordiar o molestar; también  alabar, orar, confabular, enemistar, amar o vilipendiar. E incluso para ahuyentar fa…