Ir al contenido principal

Último amor

               

Has sido la última en preguntarme “¿por qué te has fijado en mí?” El amor sigue teniendo ese misterio, que no se resuelve con una sóla respuesta. Ni tan siquiera con mil.

En el seno de tu pregunta está la solución: En tu inseguridad, en tu mirada lánguida y esquiva. En tus besos y abrazos.

En tu absoluta integridad y en tu lealtad. Te quiero porque me quieres aunque no lo digas y porque trato de sacarle todo su jugo a estos momentos furtivos y fugaces que me ofreces. En secreto y a escondidas.

            Te quiero porque el mañana es incierto y porque me aferro al presente y al momento como si fuera un segundo eterno…

            Te quiero, porque sin quererlo, te has colado en mi alma, de puntillas, sin apenas hacer ruido, y por tu triste sonrisa de congoja y de sufrimientos pasados. Porque necesitas más amor, porque te quedaste vacía y desolada y quieres llenarte de la vida que te arrancaron de cuajo.

Porque lo apostaste todo y todo lo perdiste. Te quiero porque necesito quererte, porque necesito que recuperes tu alma, perdida y sola. Porque no quiero que derrames más lágrimas negras, y porque deseo que despejes ese rumbo cubierto de niebla y fango. Y cuando tu corazón esté dispuesto para dar y recibir amor, si quieres déjame y vuela porque al fin serás libre. Yo mismo abriré la puerta de la cárcel de amor en la que estás presa desde hace muchos años. Cuando te vea volar, libre y feliz, podré abrazarte y sonreír porque al fin tu pena cesó.

             Y si decides volver a mí, estaré frente a ti con los brazos abiertos y el corazón en llamas.

 

             Te quiero porque sé que me dejarás, porque tus humanos remordimientos te impedirán continuar. Volverás con él y a la rutinaria seguridad del hogar: Te amo porque eres de esas mujeres que vuelven con su familia, te dejaste seducir  por un cuerpo maduro y hermoso, pero debes volver, él te espera y no sospecha nada. Lo hemos llevado con absoluta discreción, demasiado perfecta. Te veré cruzar la calle junto a él y te miraré sin remordimientos porque yo te supe amar.

 

              Te supe amar porque no te pedí nada y porque te dejé volar…

 

 

 

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

LA MUERTA de Guy de Maupassant: crítica, tertulia y lectura. Colaboración Diario Sur.

ESCRITORES

E
S
C
R
I
T
O
R


E
S...                                
http://www.diariosur.es/opinion/escritores-20180510000605-ntvo.html







“Escribo para que la muerte no tenga la última palabra”, afirmaba Oddysséas Elýtis en un afán quizá por eternizarse, o el gran Eduardo Padura: “Escribo como un loco para no volverme loco”. Rubén Darío compondría pura belleza en su primera etapa y él mismo concluiría con el poderoso poder de la palabra, esa palabra/poesía que se puede convertir en arma cargada de futuro, como ya supuso Gabriel Celaya. O para pedir la paz (y la palabra)  si rememoramos a Blas de Otero. Hay diferentes motivos que acechan al escritor/creador para que justifique su labor. Cualquier cimiento se puede agregar a las distintas funciones del lenguaje: persuadir, imperar, expresar, embellecer, sugerir o informar básicamente.  También podemos fustigar, reseñar, criticar, valorar e incluso incordiar o molestar; también  alabar, orar, confabular, enemistar, amar o vilipendiar. E incluso para ahuyentar fa…