Ir al contenido principal

Último amor

               

Has sido la última en preguntarme “¿por qué te has fijado en mí?” El amor sigue teniendo ese misterio, que no se resuelve con una sóla respuesta. Ni tan siquiera con mil.

En el seno de tu pregunta está la solución: En tu inseguridad, en tu mirada lánguida y esquiva. En tus besos y abrazos.

En tu absoluta integridad y en tu lealtad. Te quiero porque me quieres aunque no lo digas y porque trato de sacarle todo su jugo a estos momentos furtivos y fugaces que me ofreces. En secreto y a escondidas.

            Te quiero porque el mañana es incierto y porque me aferro al presente y al momento como si fuera un segundo eterno…

            Te quiero, porque sin quererlo, te has colado en mi alma, de puntillas, sin apenas hacer ruido, y por tu triste sonrisa de congoja y de sufrimientos pasados. Porque necesitas más amor, porque te quedaste vacía y desolada y quieres llenarte de la vida que te arrancaron de cuajo.

Porque lo apostaste todo y todo lo perdiste. Te quiero porque necesito quererte, porque necesito que recuperes tu alma, perdida y sola. Porque no quiero que derrames más lágrimas negras, y porque deseo que despejes ese rumbo cubierto de niebla y fango. Y cuando tu corazón esté dispuesto para dar y recibir amor, si quieres déjame y vuela porque al fin serás libre. Yo mismo abriré la puerta de la cárcel de amor en la que estás presa desde hace muchos años. Cuando te vea volar, libre y feliz, podré abrazarte y sonreír porque al fin tu pena cesó.

             Y si decides volver a mí, estaré frente a ti con los brazos abiertos y el corazón en llamas.

 

             Te quiero porque sé que me dejarás, porque tus humanos remordimientos te impedirán continuar. Volverás con él y a la rutinaria seguridad del hogar: Te amo porque eres de esas mujeres que vuelven con su familia, te dejaste seducir  por un cuerpo maduro y hermoso, pero debes volver, él te espera y no sospecha nada. Lo hemos llevado con absoluta discreción, demasiado perfecta. Te veré cruzar la calle junto a él y te miraré sin remordimientos porque yo te supe amar.

 

              Te supe amar porque no te pedí nada y porque te dejé volar…

 

 

 

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

POR LA CARNE ESTREMECIDA

https://www.youtube.com/watch?v=qi_RKfhweIs
DIARIO IDEAL
DIARIO SUR



https://www.youtube.com/watch?v=qi_RKfhhttps://www.youtube.com/watch?v=qi_RKfhweIsweIs


https://www.youtube.com/watch?v=qi_RKfhweIs





*Hay escritores que escriben muy bien, pero no tienen nada que contar. Les falta algo fundamental: IMAGINACIÓN. Aburren desde sus primeras líneas, a pesar de su docto manejo del lenguaje condimentado con docenas de piruetas lingüísticas dirigidas a su propio onanismo. No saben fabular ni contar historias. Otros esgrimen y mantienen considerablemente el don de la imaginación, sin embargo su vocabulario es escaso e incluso cometen errores morfosintácticos. Una buena novela debe combinar ambos aspectos.


Librería Pipper Guadix
Librería Pérgamo Torremolinos
Librería Babel  Granada
Librería Luces Málaga
Librería Berkana Chueca/Madrid
Librería La Pantera Rosa Zaragoza



........ Se podrá solicitar más adelante en las principales librerías de Españao a la editorial directamente:

editorial@lafraguadeltrovador…

ESAS MADRES

DISCURSO FIN DE CURSO CON FÁBULA INCLUIDA