Ir al contenido principal

The SP: Revolution










 

                   Cuando envié a este diario mi artículo “el docente indecente” no pensaba que podría ser premonitorio, en él concluía induciendo a dar un gran corte de manga a la situación actual que realmente resulta asfixiante, pocos días después se convocaban masivas manifestaciones pacíficas en todas las plazas de España reivindicando una serie de derechos básicos de los que carece esta sociedad, especialmente los jóvenes. De estos jóvenes me sentía especialmente defraudado, ya que se encontraban aletargados. Los veía dóciles, sumisos, indiferentes. Tan sólo se movilizaban para el botellón y protestaban tan sólo por esto, hasta que asistí a la Plaza de La Constitución en Málaga y allí se podía respirar unión, entusiasmo, indignación, reivindicación. Las voces no eran discordantes sino unísonas y miraban en una misma dirección. El manifiesto reivindicativo me resultó de una lógica aplastante – salvo algún que otro detalle- , no se reivindicaba nada del otro mundo. Sus peticiones me parecían tan necesarias como el que pide respirar. Por fin la juventud vuelve para tomar el papel que siempre ha tenido en nuestra sociedad, cuando ellos se movilizan el mundo cambia o, cuando menos, reflexiona. Desde fuera, desde el extranjero, hemos sido vistos con aprecio y respetable asombro diría yo. The Spanish revolution, La Primavera española. Algunos periodistas han querido compararla ilógicamente con las protestas de la Plaza Tahrir en el centro de El Cairo, obviamente no tienen nada que ver, salvo la reivindicación por el cambio. Otros esperan que se extiendan las protestas españolas por toda Europa, pero resultaría absurdo que se plantearan en Alemania cuya tasa de paro es una de las más bajas de la historia, pero sí en Portugal, Irlanda, o incluso Italia, pero allí, por lo visto adoran lo esperpéntico y lo degradante, llámese Berlusconi.

 

                   Efectivamente todo ha sido como un gran corte de manga, incluso en la Urnas. Ha sido la victoria del PP aplastante, demoledora en muchas ciudades españolas. Me imagino que las protestas del 15M han influido consciente o inconscientemente en miles y miles de indecisos. Ahora no debemos dormirnos en los laureles, ya que aún nada se ha conseguido, es muy pronto para aventurarlo. No debemos hacer leña del árbol caído, ni regodearnos en su derrota. También puede ser un peligro la victoria aplastante de un partido pues en un futuro puede abusar de dicha autoridad. Sin duda hay que mejorar en muchos aspectos y otros muchos, ya conseguidos, se pueden mantener.

Uno de los interesantes eslóganes del Mayo del 68 francés decía: “Seamos realistas, pidamos lo imposible”, o como decimos aquí más campechanamente: “por pedir que no quede”. Pero no creamos que todo va a cambiar de la noche a la mañana. Aún nos esperan medidas mucho más austeras y dolorosas, no creamos que todo va a ser un camino de rosas, lo será seguramente, pero con muchas espinas. Algunos analistas, ojalá se equivoquen, dicen que lo peor aún no ha llegado, y eso será tan global que no dependerá del partido que nos gobierne. A lo mejor hemos votado ingenuamente. En cualquier caso no hay que bajar la guardia. Yo me quedo con una frase de La Primavera española: “Si no nos dejáis soñar, no os dejaremos dormir” . Buñuel decía que tan ridículo era un joven conformista como un viejo rebelde, esta juventud ya ha dejado de ser absurda y ha dicho “aquí estoy yo”... por fin.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESAS MADRES

Señor Berlanga

Lástima que no nos haya quedado otro L.G. Berlanga para filmar este vodevil que se ha montado y que  continúa en desternillantes fascículos coleccionables. Sólo bastaría, si acaso, Valle-Inclán, creador del esperpento, para aderezar el guion de esta farsa decadente y cutre que desde fuera, si eres un poco observador, tan sólo puede despertar hilaridad o cierta vergüenza si te sientes realmente catalán o español; que cada cual puede sentirse como le venga en gana, como si uno desea sentirse abeja o avispa al mismo tiempo, pero sin faltar el respeto, oiga.

El actor principal es un perfecto burgués llamado Puigdemont con cuatro apellidos andaluces, aspiraciones a mártir y poco inteligente en las entrevistas. Junqueras, católico que canta homilías, que lo bendice y que recuenta los votos en medio de una misa y sin repicar. Otro Rufián de ascendencia jiennense que representa la izquierda pija cool, joven malandrín antiespañol que viste de Zara y compra en Mercadona, dedicado a…