Ir al contenido principal

EL MIRLO BLANCO


Solitario vivía en un decrépito monasterio cisterciense, abandonado sobre una pradera árida en donde no brotaba ni el esparto. Los muros del románico edificio resquebrajábanse diariamente y los arcos, que en un tiempo eran de medio punto con bóvedas nervadas, se iban desmoronando hasta quedar tan sólo el espíritu de su forma; él mismo simbolizaba la imagen de su morada.
    Durante más de medio siglo permanece en el templo, nadie lo conoce ni sabe de su existencia, proviene de un remotísimo lugar, olvidado en la memoria de los tiempos. Es un ser esquivo y huidizo, ni feliz ni desdichado pues nunca se topó con un ser humano. El mundo se limitaba a tres elementos esenciales: él, su templo fantasmal y su llanura desértica. De aspecto simiesco y cuasifélido, cuadrúpedo, los ojos desorbitados y cubierto de pelo; en sus sarmentosas pezuñas se amontonaban uñas largas y afiladas como dalles que removían la tierra para buscar alimento: reptiles y bichos alados. Su plato favorito era la pechuga cruda de murciélago, sin duda un suculento menú de gastronomía excepcional, se degluta con la caída reciente de algún meteorito, también quiso crearse alguna rara tradición y formarse su propio peso histórico. Fue criado con la benevolencia del último monje, desterrado de Cluny, sordomudo y ciego, que murió al entrar en los trescientos.
    Una vez llovía pausadamente sobre la meseta – y no es una fórmula narrativa pues ni el monje llegó a conocer la lluvia – cuando un mirlo blanco con manchas blanquecinas se posó en su largo y peludo hocico. Era éste un pájaro sabio, muy sabio, le llamaban mirlo por su deslumbrante beldad. Le habló – recuérdese que era muy sabio – del mundo, ya que había sobrevolado los lugares más ignotos del planeta. Conoció a grandes filósofos que se debatían de forma desesperada entre el ser y el no ser, a tiernos poetas que se derretían ante un geranio marchito. Le explicó, no muy convencido, lo que la humanidad había avanzado y le recitó de memoria todas las obras literarias desde El Libro de los muertos  hasta los poemas publicados al día siguiente. Entonces, cuando más embobado se encontraba nuestro despreciable personaje por guardar en su interior tanta ignorancia, fue deleitado con axiomáticas reflexiones sobre el amor, la esperanza, la paz o la dicha.
    Atónito quedábase ante tanta sabiduría, mientras el pajarraco aprovechaba su sorpresa para enlazar la genealogía  con la sicotinesia o la inedia; todo, absolutamente todo encajaba, de esta forma le resultó fácil pasar a las elucubraciones hegelianas.
    Transcurrieron las décadas y el manantial de cultura no se agotaba, el otro con éxtasis contemplaba, seguramente por encontrarse con un pájaro que habla. Nuestro cuervo blanco ahogábase en la inevitable senectud, sus amarillentas plumas se desprendían lentamente, sus elocuentes trinos se desvanecían y sus patas que antaño fueron muslos se torcían y despellejaban. Bastaron unos instantes para que feneciera. Nuestro humano animal pensó que era el momento de disfrutar de su bien merecida libertad.
    Se apoderó de un asno y un escudero y salió a devorar el mundo, haciendo uso de sus innumerables conocimientos.
    Al día siguiente volvió asustado y tembloroso como un cordero. Se clausuró nuevamente y ya nunca sintió deseos de salir.

    El mirlo lo había engañado.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESAS MADRES

Señor Berlanga

Lástima que no nos haya quedado otro L.G. Berlanga para filmar este vodevil que se ha montado y que  continúa en desternillantes fascículos coleccionables. Sólo bastaría, si acaso, Valle-Inclán, creador del esperpento, para aderezar el guion de esta farsa decadente y cutre que desde fuera, si eres un poco observador, tan sólo puede despertar hilaridad o cierta vergüenza si te sientes realmente catalán o español; que cada cual puede sentirse como le venga en gana, como si uno desea sentirse abeja o avispa al mismo tiempo, pero sin faltar el respeto, oiga.

El actor principal es un perfecto burgués llamado Puigdemont con cuatro apellidos andaluces, aspiraciones a mártir y poco inteligente en las entrevistas. Junqueras, católico que canta homilías, que lo bendice y que recuenta los votos en medio de una misa y sin repicar. Otro Rufián de ascendencia jiennense que representa la izquierda pija cool, joven malandrín antiespañol que viste de Zara y compra en Mercadona, dedicado a…