Ir al contenido principal

EL LUDÓPATA


Después de mucho pensar puedo llegar a explicarme mínimamente qué hago dentro de esta caja de cartón. Todo está oscuro y han abierto una pequeña rendija, a modo de respiradero, por la que se cuela algo de claridad. Estoy rendida por el traqueteo y el vaivén, por lo que deduzco que me transportan en alguna camioneta de mala muerte a algún lugar, espero que sea relativamente cercano, pues como me encuentro en posición fetal el dolor de rabadilla está siendo insoportable, además yo siempre he padecido de la espalda.
    Llevo veinte años de casada, felizmente casada me atrevería a asegurar, pero estos dos últimos años han sido bastante atípicos. Mi marido empezó a jugar de forma infantil en las máquinas tragaperras, nada, una minucia, ya que solía echar las monedas que nos sobraban un domingo por la tarde después de tomarnos unas cervezas en el bar de la esquina. Cuando me quise dar cuenta acudía todas las noches al bingo y en qué nos veíamos de llegar al final de mes con su ridícula paga. Las escasas joyas que tenía en mi haber, algunas de ellas de un auténtico valor sentimental, las fue llevando a una casa de empeños, incluida la medalla que me dio mi madre antes de morir. Un día aparecieron unos señores y se llevaron la lavadora, que nos había sido embargada, otro el frigorífico, el sofá, el equipo de música, hasta que dejaron la casa prácticamente vacía, menos mal que vivíamos de alquiler, que si no nos ponían de patitas en la calle, claro que nuestra casera  nos estuvo amenazando durante todo este tiempo,  pues le debíamos muchos meses de renta.
 Nunca olvidaré aquella mañana en que se me notificó, por escrito y ante notario, que yo había sido puesta en venta. Desde luego la broma me pareció de muy mal gusto. Y llegamos al punto de partida, me he despertado dentro de esta claustrofóbica caja de cartón y no tengo la más remota idea de a dónde me pueden llevar. Estoy empapada en sudor y la espalda me está matando.   

Comentarios

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESAS MADRES

Señor Berlanga

Lástima que no nos haya quedado otro L.G. Berlanga para filmar este vodevil que se ha montado y que  continúa en desternillantes fascículos coleccionables. Sólo bastaría, si acaso, Valle-Inclán, creador del esperpento, para aderezar el guion de esta farsa decadente y cutre que desde fuera, si eres un poco observador, tan sólo puede despertar hilaridad o cierta vergüenza si te sientes realmente catalán o español; que cada cual puede sentirse como le venga en gana, como si uno desea sentirse abeja o avispa al mismo tiempo, pero sin faltar el respeto, oiga.

El actor principal es un perfecto burgués llamado Puigdemont con cuatro apellidos andaluces, aspiraciones a mártir y poco inteligente en las entrevistas. Junqueras, católico que canta homilías, que lo bendice y que recuenta los votos en medio de una misa y sin repicar. Otro Rufián de ascendencia jiennense que representa la izquierda pija cool, joven malandrín antiespañol que viste de Zara y compra en Mercadona, dedicado a…