Ir al contenido principal

La clase (editado en el 2009 )






LA CLASE



Ayer asistí tan incómodo como estupefacto a la proyección de la película “ La clase” (Entre les murs), Palma de oro en el pasado festival de Cannes. No tiene relación alguna con la emblemática  “Rebelión en las aulas” interpretada por un convincente Sidney Poitier, ni con toda la saga posterior que se resume en “chicos malos  o muy malos son tratados y educados por un vocacional profesor” o profesora (recordemos a la Pfeiffer en “Mentes peligrosas”) y otras féminas que domeñan, a pesar de sus encantos, a una indomable caterva de energúmenos.
Es ésta una suerte de telerrealidad o docugrama tan real con la vida misma y mi misma profesión. En ella los estudiantes no son tan peligrosos, pero en algún momento pueden resultar odiosos y he ahí la sólida vocación del docente que por su paciencia y terquedad podríamos calificarlo, incluso, de brillante. Con qué profesionalidad va capeando todo tipo de temporales, porque sí, queridos padres y madres, en muchas ocasiones hay voraces tormentas en las aulas, imposibles a veces de controlar, porque los profesores somos “sencillamente humanos”, y no aquellos androides robotizados que aparecen en la asfixiante película de Mark Lester “ Curso 1999”, en la que profesores robots son utilizados para dar clases a los alumnos más conflictivos. Esperemos que la sangre no llegue al río.
En “ La clase” los alumnos y alumnas entorpecen el desarrollo de la misma, usan los móviles, mascan chicle, discuten, hablan todos a la vez, interrumpen con estúpidos comentarios que no tienen nada que ver con la explicación del profesor, incluso la entorpecen para preguntarle acerca de sus inclinaciones sexuales, se niegan a leer , se insultan, unos pocos trabajan y se interesan y van al son que impone la gran mayoría, que son los que embrutecen y empobrecen la clase. Los que no quieren aprender ni atender impiden que los pocos interesados progresen, y eso es tremendamente injusto. El profesor, para explicar un simple concepto, necesita toda una hora porque la clase impide que se avance... y se pierde inevitablemente el tiempo. Esto es lo que ocurre en un instituto de Francia, casi marginal, es sólo una muestra,y es lo que ocurre en casi todos los centros de España.
Señores padres y madres les ruego que vean la película y obtendrán una idea exacta de la labor de los profesores y de la actitud de sus hijos, ya que en sus casas pueden ser adolescentes ejemplares pero no en clase. Los profesores no podemos trabajar a gusto ni con cierta tranquilidad. Es muy difícil seguir la programación que con mucho esmero y esfuerzo se prepara al inicio de curso, uno tiene que contraprogramar, es decir, recurrir a las programaciones de aulas, esto es, adaptarse a las necesidades y prioridades del grupo, en muchas ocasiones, vacías de contenido.
No saben ustedes lo desalentador y lo frustrante que es repetir constantemente: “ apaga el móvil”, “tira el chicle a la papelera”, “guarda el MP3”, “atiende”, “no hables tanto con tu compañero”, “abre el libro”, “ saca la libreta o los apuntes”, “por favor despierta y atiende”, “no le tires del pelo a tu compañera”, “ levántate y arroja el papel a la papelera y no al suelo”, “en clase no puedes comerte el bocadillo”, “ guarda esa revista”, “baja los pies de la mesa”, “siéntate recto” porque si les dices “erguido” no lo captan, o no quieren captarlo... etc. etc. En fin, para volverse locos. Hablo y escribo en nombre de muchos compañeros y compañeras de profesión. Los alumnos, que haberlos haylos, y pasan al bachillerato, tienen un montón de lagunas que les impiden enfrentarse con fiabilidad a la nueva etapa, previa a la Universidad. Estos chicos y chicas son el futuro de España y de Europa. No entiendo por qué no se invierte mucho más en la enseñanza. No entiendo por qué alumnos que quieren  y pueden cursar bachillerato siguen mezclados con alumnos que ni pueden ni quieren estudiar, en numerosas aulas de treinta y tantos alumnos, imposible de controlar. No entiendo porqué hay tanta falta de respeto a los profesores y entre los mismos alumnos. No entiendo por qué hay padres que no se involucraron antes en la formación de sus hijos y nos los entregan totalmente asalvajados. No entiendo por qué los profesores y profesoras que luchamos a diario no nos permiten modelar o moldear las leyes y actualizarlas al contexto real, no entiendo muchas veces la labor de los sindicatos, no entiendo por qué tantos padres se desentienden de la educación de sus hijos. No sé por qué la enseñanza pública está tan descuidada, ni se nos falta tanto el respeto, si lo único que deseamos es enseñar, ilustrar, que los alumos-as avancen y puedan ser personas bien formadas, civilizadas y cultas que puedan enfrentarse a la vida y desempeñar un trabajo digno. Tampoco me entra en la cabeza cómo los gobiernos van cambiando los sistemas de estudios pero los problemas se siguen agravando. Ahora entramos en la etapa de “ las competencias”, confío en que esto comience a dar resultados.
Padres y madres, sociedad en general: ya que no puedo invitarles a todos y todas a que asistan a una de mis clases de la ESO, les rogaría que vieran en cuanto puedan la película “ La clase”. A continuación no les pediría precisamente que se apiaden de nosotros, sino que todos y todas colaboréis y forméis también a sus hijos en el respeto y el civismo básicos. No pedimos tanto.

Fdo.: José Luis Raya Pérez
Profesor de Lengua Castellana y Literatura en Málaga

Comentarios

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESAS MADRES

Señor Berlanga

Lástima que no nos haya quedado otro L.G. Berlanga para filmar este vodevil que se ha montado y que  continúa en desternillantes fascículos coleccionables. Sólo bastaría, si acaso, Valle-Inclán, creador del esperpento, para aderezar el guion de esta farsa decadente y cutre que desde fuera, si eres un poco observador, tan sólo puede despertar hilaridad o cierta vergüenza si te sientes realmente catalán o español; que cada cual puede sentirse como le venga en gana, como si uno desea sentirse abeja o avispa al mismo tiempo, pero sin faltar el respeto, oiga.

El actor principal es un perfecto burgués llamado Puigdemont con cuatro apellidos andaluces, aspiraciones a mártir y poco inteligente en las entrevistas. Junqueras, católico que canta homilías, que lo bendice y que recuenta los votos en medio de una misa y sin repicar. Otro Rufián de ascendencia jiennense que representa la izquierda pija cool, joven malandrín antiespañol que viste de Zara y compra en Mercadona, dedicado a…