Ir al contenido principal

SINERGIA IBÉRICA





http://www.diariosur.es/opinion/201412/02/sinergia-iberica-20141202000837-v.html




SINERGIA IBÉRICA
José Luis Raya Pérez


A nadie se le escapa la idea de que la unión hace la fuerza, excepto a dos millones de personas que se obstinan, previo aleccionamiento de décadas y sometimiento, en segregarse a toda costa, incluso sacrificando sus propios intereses y bienestar.
Son muchos los estadistas y economistas que sostienen – y se está demostrando- que la potencialidad de un país se sustenta en el número de sus habitantes, no en vano China es ya la primera potencia. Ya lo predijo Napoleón: “cuando China despierte el mundo temblará” Sus más de mil millones de personas la han alzado en su listón. Sólo su pico de 300 millones coincide con el número total de EEUU. India sigue a la zaga de este nuevo poder mundial. Del supuesto tercer mundo, han saltado a la cima. Estos dos gigantes asiáticos podrán ser los primeros que lleguen a pisar  Marte. Ahí es nada.
Si queremos mantener un equilibrio y garantizar nuestro futuro debemos mantener una Europa unida y fusionada para contrarrestar fuerzas. Balcanizarla es un error colosal. Debemos combatir estas ideas obsoletas y retrógradas que sólo servirían para retroceder a pasos agigantados.
Dicho lo cual – elemento de cohesión muy cool- deberíamos mirar hacia nuestro vecino Portugal y prestarle mucha más atención. Ha habido muchos intentos de “fusionismo ibérico” a lo largo de nuestra historia, abanderado tanto por monárquicos como republicanos y tintándolo siempre de sus obtusas y absurdas premisas en ambos casos, como si la cuestión fuera esa: o blanco o negro. El paso más contundente se produjo en 1852 con la edición de “La Iberia: Memoria sobre las ventajas de la unión de España y Portugal” de Sinibaldo de Mas y Sanz. Irónico apellido (Mas). Quien llegó a diseñar una bandera y un escudo comunes para ambos países. No olvidemos que del reino de León surgió el reino de Portugal, cuando Alfonso VI de León entregó a su yerno Enrique de Borgoña el Condado Portucalense. Más tarde, como sabemos, Felipe II se instauró como rey de este país. Recordemos igualmente la unión de casas reales : Avis, Trastámara y Habsburgo. La historia nos descubre  su pasado imperial y su preponderancia en el mundo, junto al español. Incluso lingüísticamente su lengua mantiene una semejanza léxica con el castellano del 89%, más incluso que el catalán. Hay que añadir  la unión geográfica, sin grandes accidentes que nos separen, salvo los ríos Miño, Duero, Tajo y Guadiana – no existe un macizo pirenaico ni mucho menos- y todos los avatares históricos que hemos compartido, desde los pueblos ibéricos prerromanos, romanos, visigodos, musulmanes y la Reconquista, hasta el período de expansión, junto a estilos y modus vivendi comunes compaginados con climas similares, producción de los mismos alimentos como el vino, el aceite y los cereales. Juntos sumaríamos casi 60 millones de habitantes. Vemos, por consiguiente, que hay muchos más elementos que nos unen que los que nos distancian, salvo la indiferencia de los políticos hacia el país vecino.
Hemos sido testigos del fuerte impulso de la unión de las dos Alemanias, y cómo Italia, resquebrajada, terminó fusionándose a lo largo del siglo XIX y enriqueciéndose posteriormente. Algunos se empeñan en reconstruir Europa a base de estados de taifas y se olvidan de que la unión siempre hace la fuerza. Debemos trabajar y empujar la sinergia ibérica, no sólo por nuestro propio bienestar sino  para relanzar a Europa desde el sur. Estamos dándonos la espalda e ignorándonos mutuamente durante mucho tiempo. Si no, fíjense ustedes, cuántas noticias nos llegan de Portugal – excepto el descubrimiento de un político corrupto… sólo uno- Ambos países pueden servir de perfecta conexión con Latinoamérica. Portugal con el gigante Brasil. Y así los lazos entre Europa y este continente se estrecharían aún más. Ya no se trataría de discutir cuál es la capital de dicha unión – me temo que esto sería la principal preocupación de estos mentecatos- Se trataría de crear un corredor político/económico Lisboa-Madrid-Barcelona. Recordemos también las estupendas relaciones que mantiene España con todos ellos, desde México hasta Argentina, con sus altibajos evidentemente. Por consiguiente a Europa le interesaría potenciar esas relaciones y pasarían a tratar a lo ibérico de una manera distinta y distinguida. En realidad esto consistiría en realizar un buen e intenso trabajo de política exterior, pero me temo que estos gobiernos están mirándose el ombligo e ideando la manera de no perder votos en las próximas elecciones. Estamos obstinados en pelotear con Alemania y EEUU y olvidamos que el mundo es mucho más extenso y que los poderes y el dinero fluctúan de un sitio para otro. Menos mal que tenemos al pequeño Nicolás para que nos saque las castañas del fuego, parece ser que es el único preparado en este país.



Comentarios

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESAS MADRES

Señor Berlanga

Lástima que no nos haya quedado otro L.G. Berlanga para filmar este vodevil que se ha montado y que  continúa en desternillantes fascículos coleccionables. Sólo bastaría, si acaso, Valle-Inclán, creador del esperpento, para aderezar el guion de esta farsa decadente y cutre que desde fuera, si eres un poco observador, tan sólo puede despertar hilaridad o cierta vergüenza si te sientes realmente catalán o español; que cada cual puede sentirse como le venga en gana, como si uno desea sentirse abeja o avispa al mismo tiempo, pero sin faltar el respeto, oiga.

El actor principal es un perfecto burgués llamado Puigdemont con cuatro apellidos andaluces, aspiraciones a mártir y poco inteligente en las entrevistas. Junqueras, católico que canta homilías, que lo bendice y que recuenta los votos en medio de una misa y sin repicar. Otro Rufián de ascendencia jiennense que representa la izquierda pija cool, joven malandrín antiespañol que viste de Zara y compra en Mercadona, dedicado a…