Ir al contenido principal


INSPECCIONES

José Luis Raya Pérez


No podemos negar que una Inspección es tan recomendable como necesaria en cualquier ámbito o sector. Es saludable  y aporta un estupendo beneficio a la sociedad. En algunas esferas ha llegado tarde, o incluso ni tan siquiera ha llegado y por eso lo estamos padeciendo.
Sin duda, y el que lo dude es un necio, la educación es la base indiscutible de nuestro desarrollo y bienestar social. Es el presente y el futuro. Es la raíz del árbol social que nos espera, el que nos cobije y nos ampare, el que nos proporcionará sombra y protección.
Algunos centros de educación son inspeccionados para comprobar si hay una buena tierra, que  se abona y se riega con dedicación para que aflore un árbol sano y fuerte. Los docentes son los que se encargan de cultivar, regar, podar, y, en muchos casos, remover la tierra, que llega áspera y seca, para sembrar las semillitas y que puedan florecer. En ocasiones, afortunadamente sólo en determinadas ocasiones, son los propios padres quienes más obstaculizan y, otras, la sociedad en general. Esa sociedad que transmite al niño tan sólo valores materialistas, violentos y consumistas: primeras marcas de zapatillas, videojuegos carísimos o smartphones 4G que los papis pagan a plazos y con esfuerzo. Los padres malacostumbran y maleducan a sus propios hijos e hijas cayendo en las redes de sus caprichos y de sus chantajes. Otras veces, son los mismos padres/madres los que pactan un simple aprobado para ceder. En muchas ocasiones, el mínimo consiste en asistir a clase. Aunque allí te dediques a molestar, gritar y entorpecer el derecho de los demás alumnos a aprender y desarrollarse. Hay padres y madres que esperan que allí sean los profesores y maestros los que cambien y motiven a su hijo o hija, que para eso nos pagan.
Tras todos estos inconvenientes – yo diría, incluso, atropellos-, se encuentra la misma administración que nos lleva toreando años – yo diría décadas- con innumerables cambios de sistemas: LOGSES. LOES. LODES.LOMCES. Son los partidos políticos los que siempre pretenden controlar y sanear la educación, porque saben que si controlan la Educación, mantienen y controlan el poder. Son unos señores que desconocen absolutamente la realidad actual y sólo les mueve sus ansias de poder y de narcisismo. Cambian las nociones pedagógicas, la terminología didáctica y las nomenclaturas. De un tiempo a esta parte se ha puesto de moda  “las competencias”, recientemente son acompañadas de subcompetencias e indicadores, como si los alumnos fuesen números o robots programados para absorber fríamente unos contenidos mareados por un torrente de programaciones, curriculums, adaptaciones curriculares significativas y no-significativas, objetivos, estrategias, unidades, temas transversales, diversificaciones,  destrezas, procedimientos, criterios de evaluación, actitudes, indicadores, metodologías etc. A la Inspección habría que añadirle una Introspección, seguida de una Prospección y de una Retrospección.
Se pierde más tiempo en cómo enseñar que en el enseñar mismo.

No pongo en duda las buenas intenciones de todos estos aspectos pedagógicos, que caducarán cuando pase de largo el partido en el poder, y luego se volverán a revisar y así sucesivamente hasta el infinito. Se nos pone cara de póker cuando todo lo anterior no sirve de nada porque los niños no atienden ya que, los más afortunados, están pensando en el disfraz de Halloween. Otros, sencillamente, llevan la tristeza marcada en sus rostros porque sus padres se han quedado sin trabajo, se van a separar o los van a desahuciar. Se supone que debemos disponer de suficientes estrategias para solventar todas esas situaciones. Lo mismo valemos para un roto que para un descosío. Toda esa base pedagógica, desarrollada en miles de folios, se difumina y se derrumba como un castillo de arena, porque te estás enfrentando a un ser que no es un número de expediente matriculado, sino que cada uno es de su padre y de su madre, hacinado en un aula de treinta y pico criaturas.
Mientras tanto, el gobierno nos recorta el sueldo y los presupuestos, nos aumenta el número de alumnos y las horas y nos exige que eduquemos y enseñemos a través de las administraciones y las inspecciones. Y nos someten tiránicamente a caprichosos cambios de pedagogías y doctrinas. El partido de la oposición asegura que cambiará estas leyes o formatos cuando llegue al poder; lo mismo que se recambiarán cuando los otros  vuelvan a sucederlo. Los políticos, los padres y madres, la administración, la sociedad, en general, nos exigen que eduquemos y enseñemos a  todos nuestros niños y jóvenes y que construyamos un mundo mejor.  
Sería muy  interesante crear un Consejo Independiente de Educación (CIE) que fuese intocable, que ninguna ideología, ni sindicato,  ni partido político lo manipulase, ni influyesen lo más mínimo y que estuviera integrado sólo por docentes. Émulo de la RAE. El zapatero a sus zapatos. Seguro que entonces comenzaríamos a avanzar.
Entre tanto, quiero agradecer toda la ayuda y el apoyo moral del gobierno y de la sociedad en general. No es de extrañar que tengamos los mejores estudiantes de toda la Unión Europea.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESAS MADRES

Señor Berlanga

Lástima que no nos haya quedado otro L.G. Berlanga para filmar este vodevil que se ha montado y que  continúa en desternillantes fascículos coleccionables. Sólo bastaría, si acaso, Valle-Inclán, creador del esperpento, para aderezar el guion de esta farsa decadente y cutre que desde fuera, si eres un poco observador, tan sólo puede despertar hilaridad o cierta vergüenza si te sientes realmente catalán o español; que cada cual puede sentirse como le venga en gana, como si uno desea sentirse abeja o avispa al mismo tiempo, pero sin faltar el respeto, oiga.

El actor principal es un perfecto burgués llamado Puigdemont con cuatro apellidos andaluces, aspiraciones a mártir y poco inteligente en las entrevistas. Junqueras, católico que canta homilías, que lo bendice y que recuenta los votos en medio de una misa y sin repicar. Otro Rufián de ascendencia jiennense que representa la izquierda pija cool, joven malandrín antiespañol que viste de Zara y compra en Mercadona, dedicado a…