Ir al contenido principal

Acoso escolar

http://www.laopiniondemalaga.es/opinion/2013/05/30/acoso-escolar/591772.html


ACOSO ESCOLAR
José Luis Raya
En ocasiones, entre tantos canales de televisión, aparece algún programa interesante, si bien es cierto que suelen reducirse a documentales y reportajes. Uno de estos últimos pasó desapercibido por la hora y el día. Quizás no resulte especialmente interesante o atractivo para el gran público, ya que no se gritaba, ni se insultaba,  ni se ridiculizaba, ni se maltrataba a nadie. Sin embargo, paradójicamente, trataba sobre esto mismo: el acoso escolar, al que llaman bullying, no sé si es necesario incorporar este anglicismo ¿Acaso puede ser distinto a otros tipos de acoso? En esencia es igual a los demás, lo que cambia es el escenario.
Un adulto puede soportar y/o denunciar una situación de acoso laboral por ejemplo, pero un niño o un adolescente se sienten mucho más indefensos y la mayoría de las veces lo ocultan en su familia, ante sus profesores y en su entorno en general, aunque su entorno se suele reducir a ellos mismo-as. En dolorosas y extremas situaciones, sólo ven en el suicidio la única solución. Lo ilógico de todo esto es que se consideran culpables y merecedores de todos esos atropellos y vejaciones, estas consideraciones tienen muchos puntos en común con la violencia doméstica.
La detección de este problema es notoriamente complicado en los colegios o institutos, puesto que, sobre todo al principio, un aula normalmente se encuentra repleta de alumnos-as por lo que aprenderse los nombres y apellidos de todos ellos lleva su tiempo. Después, conocerlos y saber de sus aficiones o intereses lleva mucho más tiempo aún. El alumno o alumna que está siendo acosado, esto es, perseguido, insultado, marginado, ridiculizado o menospreciado y despreciado, suele sentarse al final o aislarse, y no se comunica con casi nadie. Estos son los síntomas que nos pueden alertar, pero puede deberse a su carácter particular o a diversos problemas que sucedan en casa, en cuyo caso debemos conocer para saber discernir y actuar. Este tipo de alumnado suele faltar mucho a clase y suspender sistemáticamente casi todas las asignaturas.
El informe de televisión se fraguó desde la vida adulta de estos antiguos niños y niñas, acosados en clase. Testimoniaban su vida pasada con toda su crudeza y a cualquiera se le descomponía el ánimo y el alma al comprobar el periplo de psicólogos y psiquiatras a los que habían acudido, cuyos traumas los acompañarán de por vida. Aún recuerdo esos rostros compungidos y amedrentados de treintañeros y cuarentones, relatando las vejaciones a los que fueron sometidos durante su infancia o adolescencia.
Nadie tiene derecho a destrozar una vida de por vida, ni a jugar con los sentimientos de las personas, ni con su integridad, ni con su dignidad. Seguramente esos mismos niños acosadores disfruten de una vida feliz en familia, con su cónyuge e hijos-as. Estos antiguos niños acosados, cargados de problemas y traumas, no les ha cuajado ninguna pareja y han fracasado en sus intentos de formar una familia, o en definitiva de ser felices. La administración debe perseguir a estos acosadores y anularlos, o reeducarlos, lo mismo que se persigue a un pederasta o a un maltratador. Pero, es precisamente  la administración la que nos crea el problema a nosotros y a la sociedad en general, sobrecargando las clases de alumnos. En alguna ocasión, he tenido que solicitar mesas y sillas porque no había donde sentarse. Es casi imposible detectar esto en un aula hacinada de cuarenta criaturas. Cuando nos damos cuenta, suele ser   demasiado tarde. La administración y el gobierno deberían ser responsables subsidiarios de estos asuntos tan lamentables e inhumanos. A ver si con la Religión en las clases y eso de "ama al prójimo como a ti mismo" sirviera de algo, aunque me temo que la Educación para la Ciudadanía también abogaba por este asunto y sobre todo por el respeto a la diferencia y a la diversidad. Insisto, los distintos gobiernos hacen y deshacen a su antojo, y a nosotros los docentes, y a la sociedad no paran de crearnos problemas y entuertos, y sobre todo a estos niños que pueden ser  desgraciados e infelices para siempre, sobrecargados de traumas y complejos. No es justo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESAS MADRES

Señor Berlanga

Lástima que no nos haya quedado otro L.G. Berlanga para filmar este vodevil que se ha montado y que  continúa en desternillantes fascículos coleccionables. Sólo bastaría, si acaso, Valle-Inclán, creador del esperpento, para aderezar el guion de esta farsa decadente y cutre que desde fuera, si eres un poco observador, tan sólo puede despertar hilaridad o cierta vergüenza si te sientes realmente catalán o español; que cada cual puede sentirse como le venga en gana, como si uno desea sentirse abeja o avispa al mismo tiempo, pero sin faltar el respeto, oiga.

El actor principal es un perfecto burgués llamado Puigdemont con cuatro apellidos andaluces, aspiraciones a mártir y poco inteligente en las entrevistas. Junqueras, católico que canta homilías, que lo bendice y que recuenta los votos en medio de una misa y sin repicar. Otro Rufián de ascendencia jiennense que representa la izquierda pija cool, joven malandrín antiespañol que viste de Zara y compra en Mercadona, dedicado a…