Ir al contenido principal

ATROFIAS LINGÜÍSTICAS





Atrofias lingüísticas


José Luis Raya



          Deberíamos distinguir algunos conceptos para no caer en parciales o gratuitas consideraciones. No podemos meter en el mismo saco, aunque así se estudie y se establezca usualmente, a una lengua, sus hablantes y el territorio donde se use. Cualquier lengua posee su historia y evolución, ninguna comunidad -los hablantes- puede apropiársela arbitrariamente, y por último, el territorio donde se hable tan sólo es el lugar de ubicación de dicho idioma, pero también puede desarrollarse en cualquier otro.


            Las lenguas han evolucionado a lo largo de los tiempos de forma natural, como las especies animales,y han estado soportando los vaivenes de las conquistas y reconquistas, las migraciones, los contactos con otras lenguas, los llamados préstamos lingüísticos, y, sobre todo, han sido los hablantes los que les han dado vida. Hay que proteger cualquier lengua para que no desaparezca, lo mismo que se protegen las especies de animales en vías de extinción. Sin embargo, si empleamos medidas de represión lingüística, marginación, delimitación o manipulamos artificialmente su desarrollo, el batua concretamente, las consecuencias pueden resultar imprevisibles.


          Nunca, hasta ahora, las lenguas se han blindado con leyes proteccionistas. Ni tampoco debemos imponerlas por la fuerza como en tiempos pasados lo hicieran los romanos, los españoles, los franceses o cualquier otra civilización que haya tenido un pasado dominante. Aquellos lejanos tiempos de barbarimos ya deberían haber concluido. Ni el castellano debe preponderar sobre el catalán, ni viceversa. Son los hablantes los que deben decidir y dirigir, con su uso habitual, el devenir de una lengua y no los políticos con sus leyes maniqueas los que las manipulen y atrofien, ya que, consecuentemente, se manipula y se atrofia la cultura. Los estadounidenses protegieron el inglés por el empuje que hacía el castellano, ahora han desistido porque la fuerza de los hispanos es cada vez mayor y las ciudades se están haciendo bilingües, y por consiguiente se están enriqueciendo, puesto que hablar dos o más lenguas es muy enriquecedor para el ser humano y su inteligencia. Lo que se está haciendo en Cataluña es un error colosal, ya que esa inmersión está dirigida a proteger claramente "su lengua", que, por cierto no les pertenece. Crear una sociedad monolingüe es reducirla a su estado más primitivo. Los padres y madres catalanes, espero que no deseen que sus hijos aprendan sólamente catalán porque, desde luego, solo podrán vivir, viajar y trabajar en poco más de cuatro provincias, por lo que convertirán a su estirpe en futuros ignorantes. La incomprensible castellanofobia que allí se está desarrollando, por parte de sus dirigentes políticos, les perjudicará enormemente en su futuro.

   En anteriores artículos proponía, y desde aquí lanzo un guante a las autoridades, que en todas las escuelas e institutos se estudien las lenguas románicas de España y el euskera. Unas nociones básicas y coloquiales que permitan a nuestros jóvenes madurar con más cultura y respeto por nuestro patrimonio lingüístico, después de ello, que cada individuo adulto profundice en la lengua que más le interese. Es la forma más lógica de proteger nuestras lenguas y conocerlas. Yo empezaría por un estudio léxico diacrónico más profundo del latín,últimamente se está ninguneando, y comprobaríamos cómo aprenderíamos rápidamente y  hablaríamos lenguas tan asequibles y comprensibles como el catalán, el portugués o el italiano. Dos horas semanales en el currículo bastaría para iniciar al niño en las lenguas peninsulares, supriendo otras materias que, claramente, ya no sirven para nada. Con lo cual nuestros hijos se enriquecerían lógicamente y podrán viajar, vivir y trabajar con más libertad de movimientos. Sin olvidar, por supuesto, el inglés y otras lenguas de considerable  poder emergente. El ciudadano español es el europeo que menos lenguas habla, incluso habla mal su propia lengua, cometiendo errores de todo tipo. Tenemos la suerte de tener una de los tres idiomas más importantes del mundo, por consiguiente abramos nuestra mente y disposición a la práctica y uso de otras colindantes o emergentes. Esto, sin duda, permitiría al español medio ser más competitivo  en el mercado laboral y sería requerido en muchos más ámbitos que ahora les son restringidos.


             Mientras tanto estamos asistiendo a "leyes arancelarias lingüíticas" tan vergonzosas como incomprensibles por parte de nuestros representantes políticos, produciéndose separatismos absurdos y apropiaciones indebidas de nuestros recursos lingüísiticos con el malsano objetivo de crear filias y fobias que sólo sirven para enfrentarnos e impedir un desarrollo coherente de nuestras lenguas y nuestra civilización a la postre. Se produce un insulto permanente a nuestra inteligencia como ciudadanos, se nos manipula y se nos somete a leyes imparciales que causarán un deterioro permanente en nuestras competencias lingüísticas y aumentará nuestra ignorancia. Ahora recuerdo algo: un pueblo ignorante se maneja mejor.


         


Comentarios

  1. estoy de acuerdo en que las lenguas de este pais se deberian enseñar en todo el territorio,despues el resto de lenguas a elegir..

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESCRITORES

E
S
C
R
I
T
O
R


E
S...                                
http://www.diariosur.es/opinion/escritores-20180510000605-ntvo.html







“Escribo para que la muerte no tenga la última palabra”, afirmaba Oddysséas Elýtis en un afán quizá por eternizarse, o el gran Eduardo Padura: “Escribo como un loco para no volverme loco”. Rubén Darío compondría pura belleza en su primera etapa y él mismo concluiría con el poderoso poder de la palabra, esa palabra/poesía que se puede convertir en arma cargada de futuro, como ya supuso Gabriel Celaya. O para pedir la paz (y la palabra)  si rememoramos a Blas de Otero. Hay diferentes motivos que acechan al escritor/creador para que justifique su labor. Cualquier cimiento se puede agregar a las distintas funciones del lenguaje: persuadir, imperar, expresar, embellecer, sugerir o informar básicamente.  También podemos fustigar, reseñar, criticar, valorar e incluso incordiar o molestar; también  alabar, orar, confabular, enemistar, amar o vilipendiar. E incluso para ahuyentar fa…

LA MUERTA de Guy de Maupassant: crítica, tertulia y lectura. Colaboración Diario Sur.