Ir al contenido principal

La desproporcionada guerra de géneros








LA DESPROPORCIONADA GUERRA DE LOS GÉNEROS

Como el gran maestro y único O. y G. partía de lo particular para llegar a lo universal, incluso de lo anecdótico, quisiera emularlo humildemente y hacer partícipes a todos y transmitirles el mensaje al mismo tiempo, no básico, que todos y todas nosotras podemos reflexionar sobre los acontecimientos que nos suceden a lo largo de nuestra vida diaria, y tampoco invento nada, ya que otro grande, M.J. de Larra actuaba de esta misma guisa.

Sin más dilaciones, yo me hallaba con un grupo de amigas y compañeros de trabajo, debatiendo temas de actualidad, triviables unos, más transcedentales otros. Como suele ocurrir en este tipo de tertulias – ¡qué fueron de aquellas tertulias añejas y enriquecedoras¡- hay alguien que se quiere erigir como la voz cantante y como centro dogmático y contradecirle puede resultar contraproducente para nuestros nervios y equililibrio. Asumía, digo, muy bien este individuo sus propias contradicciones y su falta de preparación, aparentemente, e incluso de ignorancia, pero cuando de manera coloquial le llamé “tia” en lugar de “tío”, estalló como un volcán en erupción, aquello era el Etna soltando espurajos tóxicos, o el Vesubio, dos volcanes en activo, por cierto. Mi lapsus genérico fue verdaderamente el detonante de una hecatombe descomunal. Todo lo que hubo de aguantar, me refiero a las contradicciones argumentativas en las  que incurría, lo volcó como un volcán en un simple “rabico”, el “rabico” de la a. Total un simple signo, que no llega a ser ni una grafía. La confusión fonética de un sonido abierto central por otro también abierto pero posterior y casi velar. Le pedí excusas. El energúmeno mal-articulaba y mal-coordinaba oraciones y frases incoherentes, pero de las palabras más “legibles” y entendibles puedo extraer: “ que yo soy muy macho”, que yo no soy ninguna tía”, “que no te confundas”, “que soy un hombre y no una mujer”... Y así un buen número de simplezas propias de un encefalograma plano.

Hay que reflexionar de todo y sobre todo. El energúmeno a la sazón me obligó a rectificar como si le hubiera referido un insulto descomunal. ¿ Acaso lo rebajé a la altura de una hembra, de una tía, de una mujer? ¿ Es, acaso, un insulto, señoras lectoras, utilizar vuestro género? Las mujeres que había en la ya pseudotertulia no reaccionaron, ni yo mismo, suele ocurrir que caemos en la cuenta más tarde. Educados en una régimen absolutamente machista, hemos desprestigiado y menospreciado todo lo que se relacione con lo femenino, como si ello perteneciera al sótano de nuestra vivienda. Nadie reconoce que la vida la proporcionan las mujeres, que estamos aquí gracias a los partos de nuestras madres, y principalmente por esto, y por un sinfín de innumerables cualidades se merece nuestro respeto el género femenino, tanto, que, digo yo, sería un honor y un orgullo que por confusión alguna vez nos apelaran como señora y no como señor. De hecho la consabida guerra de géneros ha venido porque desde antaño se ha usado solamente el género másculino como genérico precisamente. Y las niñas, las chicas, las mujeres, las señoras... nunca se han sentido ofendidas cuando han sido llamadas niños, chicos, hombres o señores. Incluso, ahora, en estos tiempos de política-correcta, se usan los dos géneros, pero siempre el masculino delante  “paque no se´spante”. Excepto en el circo y otros espectáculos...“Señoras y señores....”

Leí en cierta ocasión que desde tiempo remotísimos, desde que surgió la vida humana en la Tierra, otro imenso misterio, el macho ha sentido un gran complejo de inferioridad frente a la hembra por el hecho de no poder concebir, por ello la mujer era recluida en la caverna, no ya sólo para amamantar a sus criaturas, sino porque el hombre envidiaba su suerte y se alejaba en busca de caza y expiación de sus miedos. Se sentía culpable y huía durante algún tiempo porque él no podía dar a luz. Curiosa teoría. Quizá esa envidia atávica la estén pagando siempre las mujeres, recluidas en las cavernas y en los sótanos. Dejemos ya esa actitud primitiva y oscura y busquemos de una vez por todas la igualdad y acojamos los hombres el género femenino con orgullo y alegría, y no con vergüenza y destemplanza. Y avancemos. Dejemos ya la caza y tendamos la mano a esas mujeres que siguen en las cavernas más oscuras del dolor, de la soledad y del maltrato. Un cordial abrazo a las señoras y chicas, es decir, a todo el mundo.Y, ustedes, amigas mías, id despertando ya y actuad, y muchas gracias por asumir durante tantos siglos y milenios el género masculino, sin avergozaros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

LA MUERTA de Guy de Maupassant: crítica, tertulia y lectura. Colaboración Diario Sur.

ESCRITORES

E
S
C
R
I
T
O
R


E
S...                                
http://www.diariosur.es/opinion/escritores-20180510000605-ntvo.html







“Escribo para que la muerte no tenga la última palabra”, afirmaba Oddysséas Elýtis en un afán quizá por eternizarse, o el gran Eduardo Padura: “Escribo como un loco para no volverme loco”. Rubén Darío compondría pura belleza en su primera etapa y él mismo concluiría con el poderoso poder de la palabra, esa palabra/poesía que se puede convertir en arma cargada de futuro, como ya supuso Gabriel Celaya. O para pedir la paz (y la palabra)  si rememoramos a Blas de Otero. Hay diferentes motivos que acechan al escritor/creador para que justifique su labor. Cualquier cimiento se puede agregar a las distintas funciones del lenguaje: persuadir, imperar, expresar, embellecer, sugerir o informar básicamente.  También podemos fustigar, reseñar, criticar, valorar e incluso incordiar o molestar; también  alabar, orar, confabular, enemistar, amar o vilipendiar. E incluso para ahuyentar fa…