Ir al contenido principal

LAS AMISTADES AMISTOSAS











En cierta ocasión afirmé que los amigos-as son el sucedáneo de la ausencia familiar. Por ello es conveniente cuidarlos, pero no mimarlos, protegerlos sin llegar al sobreproteccionismo. Al amigo hay que alabarlo en público y reprenderlo en privado. Apoyarlo cuando sea necesario, pero nunca incondicionalmente. No hay que abusar de su confianza, y casi siempre es conveniente  hablarlo todo con absoluta claridad. Con el amigo de verdad es con la única persona con la que puedes pensar en voz alta.  Esto último es todo un lujo, al alcance de unos pocos. Si te callas, omites, silencias, piensas detenidamente lo que vas a decir, ya no eres espontáneo, ni lozano, y seguramente poco sincero. Aunque el silencio compartido, entre dos amigos, suele ser una melodía placentera. Siempre sobran las palabras y son los gestos o las miradas lo que delatan la conexión que se ha forjado con el paso lento de los años. Con un leve gesto el amigo lee e interpreta todo un mar de comentarios que el otro omite por inncesarios, así mismo la amistad empieza donde termina el interés. No es necesario estar en contacto  diario pero si ese contacto se va dilatando en el tiempo lógicamente la amistad se va enfriando y diluyendo. Hay que estar a las duras y a las maduras, y no sólo compartir el tiempo de ocio, de pubs y de diversión. Hoy por mí y mañana por ti. Al amigo se le reconoce porque siempre se anticipa y está mucho antes de llamarlo, porque te apoya, te reprende y te quiere, y se ofrece sin esperar nada a cambio. Es lo más parecido al amor, pero sin sexo, me refiero al amor de verdad, porque el de mentira lo veo todos los días, y no me gusta nada, y se basa precisamente en eso, en las mentiras, mentiras que muchas veces se disfrazan de silencios u omisiones. Si no se lo cuentas, ya le estás mintiendo, y eso ya no es amistad, ni amor. Hay que madurar mucho para llegar a esta situación y llevarla a la práctica permanentemente. No me vale “ojos que no ven....” es ése el refrán más egoísta jamás inventado, tras él se esconden los adúlteros, los canallas y los desesperados. Nunca sientas lo que pienses, ni pienses lo que sientas. La amistad simplemente se ofrece, no se exige.


Ahora me voy a dirigir a vosotros, cada cual debe verse reflejado en estas líneas, sino ocurre así, discúlpame, ha pasado el tiempo, la planta se ha secado y ya te he olvidado:

A ti, compañero de oficio, desde hace años, desde la infancia, es un loor nombrarte en primer lugar junto a ti, amigo del pueblo, muy amigo y hermano.


Y tú, después de un tiempo distanciados, unidos y separados por la civilización helena, te has revelado como un hermano, siempre dispuesto y atento a escuchar, hablar y ayudar. El perdón nos ha redimido.

Y vosotras, nenas, qué apoyo tan incondicional y sincero, habéis conocido momentos importantes y desquiciantes, y ahí estáis cuando os necesito. Muy bien.

Y tú, cinéfilo empedernido, cuanto tiempo juntos y tan ciegos, sólo el tiempo nos ha reencontrado. Y usted, altiva señora de la noche, amigo y amiga, sensual, provocador y despampanante, dicharachero como un trianero, sin embargo en tu sonrisa clara y en tu mirada azul ruge el fuerte viento de tarifa.

Y tú mismo, tan soez y entrañable al mismo tiempo, nadie te entiende porque tu tampoco entiendes a los demás, y muy cerca de ti, embriagado siempre de licor y ajeno al mundo sigues ahí con tu imparable sonrisa y tus mudos lamentos, cuánto has cambiado só mamón, espero que algún  día caigas en la cuenta y recojas todo lo que vas dejando en el camino.

Y tú, a pesar de todo, ahí estás, nunca me he sentido apoyado, nunca has atendido mis versiones, pero afortunadamente el tiempo es sabio y va poniendo a cada cual en su sitio, y has ido descubriendo que ni el malo era tan malo, ni el bueno tan bueno. Es de sabios esperar y contrastar y no dejarse llevar por la primera impresión, ni opinar a partir de los clichés, ni de los arquetipos. Como ves lo que antes era blanco, ahora es negro. Nunca te fíes de una primera versión, sé más inteligente y escucha atentamente, y lee no sólo lo que se dice , sino también lo que uno se calla. No critiques en público, que después todo se sabe, y uno se queda con el culo al aire cuando todo lo que has dicho o has pensado se ha convertido en agua de borrajas. Sin embargo ahí estás, en la distancia, manteniendo el tipo, y manteniendo esa aburrida relación, que ya no te ofrece nada, y te está comiendo tu inmenso corazón.

Y ustedes, calamidades de lo/a laboral, cuarentones achacosos. ¡Ay dios mío¡ que reencuentro tan inesperado. ¿Quién dijo que segundas partes nunca fueron buenas? Mucho mejor es la Segunda Parte de El Quijote o la del Señor de los Anillos. Vosotros, que me habéis traído tantos recuerdos olvidados, gracias a ustedes, señores y señoras, voy recomponiendo el puzzle de mi pasado, de mi vida, a la cual perteneceís por derecho propio. Sobre todo, si plastificamos a Bee Gees, entenderemos mucho más el presente.

Y sin darme cuenta, efectivamente voy parcelando, y en la siguiente, observo cómo después de tantos años trabajando codo con codo, los compañeros y compañeras de trabajo se han convertido en mucho más: y desde aquí un fuerte abrazo a esas señoras de corazón.

Y casi salto de puntillas a un buen número de innombrables, asépticos, neutros, que sólo te llaman o te nombran cuando les apetece o les conviene, porque tienes algo  que les ineteresa. Llegan, lo usan y se van. Y vuelve a sonar el móvil pasado un tiempo porque buscan algo, o algo les interesa. Nunca aparecen para saber qué tal estás.

Y así es la vida... Unos aparecen, otros desaparecen, otros se mantienen y otros se pierden en las lágrimas del olvido quizá tristemente para siempre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESAS MADRES

Señor Berlanga

Lástima que no nos haya quedado otro L.G. Berlanga para filmar este vodevil que se ha montado y que  continúa en desternillantes fascículos coleccionables. Sólo bastaría, si acaso, Valle-Inclán, creador del esperpento, para aderezar el guion de esta farsa decadente y cutre que desde fuera, si eres un poco observador, tan sólo puede despertar hilaridad o cierta vergüenza si te sientes realmente catalán o español; que cada cual puede sentirse como le venga en gana, como si uno desea sentirse abeja o avispa al mismo tiempo, pero sin faltar el respeto, oiga.

El actor principal es un perfecto burgués llamado Puigdemont con cuatro apellidos andaluces, aspiraciones a mártir y poco inteligente en las entrevistas. Junqueras, católico que canta homilías, que lo bendice y que recuenta los votos en medio de una misa y sin repicar. Otro Rufián de ascendencia jiennense que representa la izquierda pija cool, joven malandrín antiespañol que viste de Zara y compra en Mercadona, dedicado a…