Ir al contenido principal

Un poco de respeto




Un poco de respeto
José Luis Raya

De puertas afuera sólo se ve que los profesores y maestros viven muy bien y que tienen muchas vacaciones. Este argumento es tan repetitivo que está calando hondo en el acervo cultural con excesivo acerbo y acritud. Sin duda, esta afirmación conlleva, no tanto una desazón perniciosa  como un deseo de incomodidad propagada. Tanto es así, que vamos acatando dócilmente todo lo que va llegando, incluso lo que se cuece internamente, sin que nada ni nadie, no me refiero solo a las federaciones y sindicatos, rompa una lanza a/en nuestro favor.
Ya nos fueron rebajando esas dichosas e inmerecidas vacaciones, nos aumentaron las horas lectivas, como si no se echaran otras horas en otras y múltiples tareas, y redujeron el salario, como a todo hijo de vecino. Hasta aquí todo va bien, ya que estamos participando del deterioro social generalizado y eso mola a la sociedad: o todos moros o todos cristianos. Así se ahorran más sueldos en profesores, sobre todo si los sustitutos acuden pasados quince días como mínimo, entre tanto los alumnos-as retozan a sus anchas y pierden el tiempo. Y que un profesor no se ponga malo el viernes o el lunes que lo enlazan con el fin de semana para sisar más de un sueldo que mengua mes a mes. Así siempre gana la banca, quiero decir la administración.
A continuación, se produce un desembarco de inspectores que, dicho sea de paso, todo organismo debe estar sometido a un control de calidad y esto es beneficioso para todos. Pero, se ha llegado con una maleta cargada de prejuicios relacionada con el bajo rendimiento que nuestros escolares y alumnos tienen en relación con la media europea y con el conocido Pisa Report. Se nos ha demonizado como si fuésemos los únicos culpables y responsables de todo este descerebrado despropósito, y cualquier dato es susceptible de crítica y casi nunca de encomio. Así las Programaciones extensas pecan de eso y las cortas de lo otro, si se les enseña gramática ese no es el camino correcto, si se obvia caemos en un verdadero error, si usamos mucho los recursos digitales no hay que abusar de ellos, si usamos la memoria eso ya está desfasado pero por otra parte no hay que olvidarla, si la lectura es en voz alta hay que hacerla en voz baja y viceversa, si usamos las Programaciones de aula resulta que no son tan necesarias, pero por otro lado tenemos que llevar un control del trabajo. Trabajamos a diario con competencias pero no está reflejado correctamente en la Programación, me pregunto de qué sirve reflejarlo si luego no se lleva a cabo. Si realizamos actividades extraescolares no hay que hacer tantas que la economía está muy mala, tampoco debemos obligar al niño a que compre un libro de lectura, algunos padres o madres se han quejado al respecto. Los libros han de ser gratuitos. Entre tanto, los observo con sus móviles de última generación que manejan a las mil maravillas, y si se lo requisas porque no están atendiendo ni trabajando, les falta la misma vida. Incluso puede aparecer el padre o la madre para recriminártelo “¡Y que sea la última vez que usted toca el móvil de mi hijo, que me ha costado más de cuatrocientos euros¡” – Grita la madre o el padre a los cuatro vientos, que por cierto lleva más de dos años en paro- Y así un rosario de impedimentos que uno ya no sabe por dónde tirar. Y es que esto no lo va arreglar ni el profesor, ni el maestro, sino que es un cáncer social, alimentado por los propios padres y madres que no educan a sus hijos en los valores de la disciplina, el rigor,  el trabajo y el respeto. Llegan en muchos casos asalvajados, espejo de sus propios padres o madres, y nos trasladan a nosotros sus problemas y contubernios familiares. Así no se puede avanzar. Por muchas enmiendas que se hagan en las Programaciones, en las competencias, en las actividades o en los ejercicios. Esto parece que no lo arregla ni Dios. Yo le pediría a la sociedad en general y a los padres en particular, que si no nos quieren ayudar que, al menos, no molesten. Me refiero a unos cuantos, afortunadamente, pero que abultan un montón. Y sobre todo, un poco de respeto, por favor. Y a las altas esferas les pediría que empecemos a tomar conciencia de nuestra decrépita situación y que no lancemos piedras sobre nuestro propio tejado ¿Qué culpa tengo yo de que el niño, o la niña, llegue a tercera o cuarta hora de la mañana, escuchando música en su smartphone, porque ha estado viendo la TV hasta las cuatro de la madrugada, y obviamente sin los deberes hechos y sin preparar el examen porque no sabía que lo hubiera? Ni las vacaciones, ni el sueldo, ni las programaciones, ni las competencias van a arreglar este  desaguisado.

Comentarios

  1. Acabo de leer su artículo en el Diario Sur y quería comentarle simplemente que tiene toda la razón del mundo y que más de uno debería leerlo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola. He leído su articulo y por fin alguien expresa lo que de verdad estamos viviendo y sintiendo muchos profesores. Sólo hubiese incluido en la petición a nuestros inspectores:Yo le pediría a la sociedad en general , a los padres en particular y a nuestros inspectores , que si no nos quieren ayudar que, al menos, no molesten". Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Partiendo de la base de que esto parece ser un plan de crear una sociedad de ignorancia, estoy totalmente de acuerdo contigo que esto no lo arregla ni Dios

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESAS MADRES

Señor Berlanga

Lástima que no nos haya quedado otro L.G. Berlanga para filmar este vodevil que se ha montado y que  continúa en desternillantes fascículos coleccionables. Sólo bastaría, si acaso, Valle-Inclán, creador del esperpento, para aderezar el guion de esta farsa decadente y cutre que desde fuera, si eres un poco observador, tan sólo puede despertar hilaridad o cierta vergüenza si te sientes realmente catalán o español; que cada cual puede sentirse como le venga en gana, como si uno desea sentirse abeja o avispa al mismo tiempo, pero sin faltar el respeto, oiga.

El actor principal es un perfecto burgués llamado Puigdemont con cuatro apellidos andaluces, aspiraciones a mártir y poco inteligente en las entrevistas. Junqueras, católico que canta homilías, que lo bendice y que recuenta los votos en medio de una misa y sin repicar. Otro Rufián de ascendencia jiennense que representa la izquierda pija cool, joven malandrín antiespañol que viste de Zara y compra en Mercadona, dedicado a…