EL DOCENTE INDECENTE. APUNTES DISPERSOS por Antonio Figueroa Sabio.




Plantea la problemática del sistema de enseñanza (carencias, defectos, incoherencias, sus continuas derogaciones y modificaciones de los planes que evita cierta continuidad coherente.

y su mal uso político. (su politización constante).

 

La problemática de la educación en el entorno familiar ( la desestructuración familiar)

 

La problemática de la pérdida de autoridad del enseñante.

 

El antagonismo de los dos personajes principales representan el autoritarismo extremo y el "colegueo" excesivo.

 

El tema de las relaciones de pareja, su utilitarismo y la hipocresía que con frecuencia encierra.

 

Un mal libro con una sola lectura se agota, si lo relees te aburres porque ya sabes lo que viene.

Un buen libro con la segunda lectura, al estar familiarizado con el argumento, empiezas a captar y comprender detalles que se te escapan con la primera lectura. Con esa comprensión más amplia y detallada del universo literario propuesto en la obra, exprimes su jugo y le sacas mucho más sabor. Esto es lo que me ha pasado releyendo.

 

El lenguaje es ameno, rico vocabulario, pero asequible, nada hermético, la narración es ágil.

 

La burocracia en la enseñanza que resta tiempo y energía para llevar a cabo su principal cometido: trasmitir conocimientos.

 

La anciana señorita Alicia, víctima de la agresión de un estado de cosas. Se muestra el "bullyng" en su doble faceta: entre alumnos y de alumnos a profesores.

 

Pone en valor la importancia de la enseñanza y la educación de las generaciones presentes y futuras.

 

Hay un crítica indirecta soterrada a todo el orden social existente, sin radicalismos pero sí con los elementos suficientes para hacernos reflexionar sobre los supuestas bondades del tipo de sociedad que estamos construyendo a través de los actores externos al sistema educativo: medios de comunicación, redes sociales, video-juegos, anuncios publicitarios etc.,  que inculcan en la juventud la violencia, el consumismo desaforado, el hedonismo etc.

 

También el pretendido uso por parte de las distintas fuerzas políticas como medio de adoctrinamiento político. Todos estos temas son tratados en distintas ocasiones, en algunas no sin cierta ironía.

 

Después de lo dicho alguien podría pensar que no se trata de una novena sino de un tratado o ensayo acerca de la enseñanza.

No es así, cuenta una historia con todas las apariencias de realidad que atrapa desde el primer momento manteniendo esa intensidad hasta el final del libro. Quizá la trama también tenga una pequeña dosis de culebrón,  que no quita, sino que aporta interés. Es la aceituna del Martini. Algo de esto había también en POR LA CARNE EXTREMECIDA.

 

Hay una mezcla constante de sensateces y a su vez insensateces en las reflexiones y comportamientos de los antagónicos personajes que invitan a la reflexión. Este antagonismo enriquece la trama y favorece que el lector quede atrapado en el transcurso de los sucesos.

 

Todo esto con un lenguaje indiscutiblemente literario, semánticamente rico, pero fácilmente comprensible, por contra de otros lenguajes que pecan de excesivamente orales y de lo contrario, excesivamente herméticos, escritos estos últimos para un minoría de expertos en la lengua de cervantes. En este sentido creo que se ha conseguido un punto intermedio ideal para que la lectura fluya con facilidad.

 

Muy divertido el comentario que hace Braulio de que las letras de la canción de Luis Miguel tiene serios errores morfosintácticos. Además renglones más adelante lo califica de "niñato mexicano". En otros ocasiones también haces "elogiosas referencias" al susodicho. Se nota que su música te encanta. Tú tienes algo personal con Luis Miguel (¡odias si música!, jajaja).

 

También aparece el tema de la integración social de grupos minoritarios hasta hace pocos años marginados (los discapacitados), el tema de la diversidad sexual.

 

El tema de la hipocresía en que se basan determinadas relaciones sentimentales y sus consecuencias a largo plazo, la lenta agonía, el desgaste sicológico prolongado que conduce a la muerte del amor.

 

La utilización soterrada que hacemos de los demás para conseguir nuestros propósitos.

 

Dos personajes narran la historia alternativamente. Van narrando los mismos sucesos en los que han sido protagonistas desde contrapuestos puntos de vista. Esto apunta a las irreconciliables maneras que tenemos de ver y valorar una misma realidad cuando la pasamos por el tamiz de lo que somos y de lo que arrastramos del pasado.

 

En la página 59 se describe un sentimiento que no tiene nombre, genialmente cercado con una multitud de calificativos: celos, envidia, odio, rencor, asco, depravación, asombro, congoja, amargura, incredulidad, sorpresa, desmayo, ansiedad, pavor, traición, temblor, rabia, ira, desubicación, irrealidad, azote, golpe, deslealtad, abismo, vacío, terror, desolación... menudo sentimiento, a ver quién tiene cojones de ponerle un solo nombre. Muchos sentimiento complejos están sin bautizar y así continuarán.

 

Las pinturas abstractas de Hans Hartung, un tipo de arte que me interesa pero no me emociona.

El machismo y el feminismo.

En el devenir de la novela se van alternando narración y reflexión, de uno u otro protagonista. En algunas ocasiones narración y reflexión se funden en una mezcla heterogénea en la que podría decirse que acaba asemejándose a audiencia judicial en la que el señor juez es el lector y cede la palabra alternativamente a uno u otro de los contendientes. En el sumario sus vidas, puestas a ser juzgadas.

 

Muchos de los personajes están teñidos de una capa de sordidez. Los comportamientos atávicos de los padres de Braulio recuerdan al ambiente irrespirable de LA CASA DE BERNARDA ALBA. La incuestionable influencia en las  sombras de la personalidad, desequilibrios sicológicos y contradictorios y a veces desviados valores morales de los hijos quedan patentes por la ineptitud de algunos padres para ejercer con éxito dicha tarea. A veces la castración para tal función proviene de la asunción de valores trasmitidos a través de las propias generaciones familiares.

 

La desconexión de los políticos con la realidad educativa, que la desconocen dictando normas desde sus despachos sin bajar a la arena a comprobar la problemática real. La instauración de la burocracia con mayúsculas en el sistema educativo.

 

El mundo del consumismo y del placer fácil y rápido instalado en la mente de la juventud.

 

En la novela se establece un entramado de relaciones humanas en el que de alguna manera todos nos identificamos o reconocemos. Personajes sicológicamente perfilados con acierto.

 

Se reflexiona sobre el arte.

 

La manipulación y los despropósitos que circulan libremente a través de las redes sociales.

 

Se demuestra en su personajes que un elevado nivel cultural no siempre es signo de sensatez, coherencia y sentido común. Que la educación no solo debe basarse en la adquisición de conocimientos sino en la transmisión de valores éticos y morales.

 

La frivolidad instalada en la sociedad, deslumbrada por el lujo y la apariencia. El excesivo culto a la imagen y la apariencia.

 

La problemática de los barrios marginales..

 

En la escena de la terraza en la que interactúa el protagonista con señoras que despotrican contra los profesores, te vengas de todos aquellos que denigran con sus comentarios la labor de los docentes (pillín).

 

Se ha diferenciado claramente la personalidad de cada personaje y les has dotado de unas acentuadas características psicológicas tanto a los antagónicos protagonistas como a los demás personajes secundarios, resultando fácilmente reconocibles y tremendamente sugestivo el seguimiento de cada uno de ellos. Son seres con toques de esperpento pero sin embargo perfectamente reales. Todos caracterizados con su debilidades y sus contradicciones.

 

Cuando Braulio se enfanga en el análisis de la desmedida burocratización del sistema educativo, de la efímera vigencia de los planes de estudio,. de los continuos cambios en las metodologías de trabajo, tengo la impresión de que es el autor (docente) quien habla por obra del personaje y aprovechas el cabreo que tienes con todo esto y muchos de los monólogos o diálogos en los que se tratan estos temas tienen  tono de artículo periodístico. Esto no lo digo como crítica, está bien que en una novela o "nivola" se introduzcan temas que induzcan a la explicación clara de un estado de cosas y por consiguiente a la reflexión. Porque con demasiada frecuencia los lectores asimilan los elementos más superficiales de la historia y no llegan al trasfondo.

 

Son personajes atormentados o con serias carencias afectivas.

 


Describe una falsa igualdad en la que el hombre no ha asumido las virtudes femeninas y sin embargo las mujeres se han rebajada a adquirir los vicios, malos hábitos y comportamientos hasta ahora más propios del género masculino que del femenino. Una especie de igualdad a la baja.

 

A lo largo de la novela se producen momentos de aproximación entre las convicciones en principio irreconciliables de los personajes antagónicos como consecuencia de sucesos que hace reflexionar a cada uno sobre la posición del otro. Hay un cierto análisis de la empatía y de su necesidad para la resolución de los conflictos personales y sociales.

 

Se expone la pérdida del sentido de respeto y autoridad respecto de los profesores, tan necesarias para poder, con cierta credibilidad, trasmitir conocimientos y modelos de actitudes morales.

 

Se producen sucesos esperpénticos (Ricardo atado a un camastro con la soga de un burro).

 

Llama la atención sobre los peligros emergentes derivados de las nuevas tecnologías y en las nuevas formas de comunicación humana, dígase redes sociales : linchamientos morales, juicios sumarios y la hipocresía navegando en las redes, etc..

 


Las largas y profundas reflexiones que  en ocasiones realizan los personajes cargándose de razones no dejan títere con cabeza.

 

Trata de los estragos que la incomunicación (falta de comunicación sincera) produce en las relaciones personales, sobre todo entre familia y allegados. Y el efecto perverso que tiene a lo largo de toda nuestra existencia convirtiéndose en una losa que permanentemente lastra nuestros anhelos de felicidad. A veces necesitamos ver que los demás están peor para encontrar consuelo en la relativización de nuestros problemas.

 

Se producen escenas que pasadas por la subjetividad de los personajes les inducen a equívocos que generan en su interior conflictos que afectan a sus comportamientos. Esas realidades emanan de la mutua desconfianza.

 

Se evidencia la vida secreta interior que todo ser humano tiene, en la que lo socialmente prohibido o reprimido (sea o no perverso) encuentra su espacio y su fuerza, viviendo en la imaginación de cada uno. Y muestra cómo esa fuerza puede hacerse irresistible y llevarnos a traspasar nuestros propios límites y traer a la realidad lo que creíamos que nunca nos atreveríamos a pergeñar.  

 

Trata del problema de la premura de las necesidades sexuales y de las tensiones sexuales no resueltas satisfactoriamente y de las abismales diferencias en la sicología sexual entre varón y hembra y de la represión social  que se ejerce mediante el señalamiento sobre las tendencias polígamas de los varones.

 

En definitiva el libro trata de multitud de temas. Unos con más y otros con menos extensión y profundidad pero dejándolos en este último caso, al menos, planteados. Todos son ingredientes que hacen experimentar una multiplicidad de sabores con su lectura.

 

Respecto a la tarea de profesor, se plantea que, en ocasiones, el estado de desorden, ruido y caos que se genera en las aulas, si se hace permanente puede llevar al profesor a tomar la decisión de tirar la toalla y hacer solamente aquello que le permita la supervivencia en un determinado estado de cosas, olvidándose de los verdaderos objetivos de la enseñanza y apartarse del engorroso papel que la situación le impele hacer, para evitar verse perjudicado en lo personal y sicológico.

 

Las contrarias personalidades de los protagonistas y sus contrarias posturas respecto a cómo deje ejercerse la docencia comienzan a confluir cuando van experimentando en propia carne las mismas situaciones por las que ha pasado el otro.

 


Susana es un personaje que es víctima de su cobardía para enfrentarse a la vida. Pero con una ética personal.

Braulio es un personaje ético, tiene una ética de lo social, pero sin embargo carece de ética personal, quizás como secuela de una infancia vivida con graves desafectos familiares.  

 

La referencia en el libro a Peter Gabriel me ha encantado, siempre fue una de mis debilidades. Aunque hace ya algún tiempo que no lo escucho. Tendré que corregir ese error.

 

Esta novela en cierto sentido también habla de la adversidad que subyace y va acosando a la cotidianeidad.

 

Los personajes sicológicamente están bien construidos, sin perfectamente reales, verosímiles, identificables. Se consigue a lo largo de la novela en lo que respecta a los personajes principales una extensa delimitación de sus perfiles sicológicos.

 

Hay cierta redundancia en distintos momentos de la novela en las elucubraciones que realiza el personaje principal (Braulio) sobre el mal funcionamiento de la enseñanza. Dice lo mismo pero con alguna variación en el discurso. Quizá en algún momento haya resultado excesivamente reiterativo.

 

En el libro también se denuncia la penosa situación de la justicia.

 


Las referencias cinematográficas son constantes. Voy a tener que hacer una lista de todas esas películas y procurar verlas. También hay constantes referencias a la pintura y a casi todas disciplinas artísticas.

 

También se pone de manifiesto el estado de putrefacción en el que se encuentra la mal llamada libertad de expresión, por el abuso y el ensañamiento que se produce a través de las redes sociales que son un medio ideal para el desahogo anónimo de aquellos que necesitan descargar su inquina.

 

Y no digo más.

Ya es bastante.

Espero la próxima novela.

Un abrazo.

 

 

 

 

 

 Antonio Figueroa

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Entradas populares