Ir al contenido principal

Guasap





http://www.diariosur.es/opinion/201502/23/guasap-20150223003558-v.html?ns_campaign=APPWA&ns_source=BT&ns_linkname=Bottom&ns_fee=0&ns_mchannel=EM










Guasap
José Luis Raya Pérez
El término “Wassap” proviene del inglés What´s up y de app que significa aplicación. A esto se le denomina en lingüística Neologismo, esto es, un vocablo que procede de una lengua extranjera, si se le asume fonéticamente en su total integridad se le puede definir también como calco lingüístico o extranjerismo semi-adaptado en este caso, pues la RAE, con la fama de conservadora que siempre ha esgrimido, resulta que en un pispás acepta este vocablo en su total integridad diría yo, exceptuando alguna grafía, así pues, es correcto el sustantivo guasap o wasap y el verbo wasapear o guasapear. Analogía con Whisky y Güisqui. Se dice que los préstamos se producen por el contacto lógico de las lenguas entre sí. Qué duda cabe que los anglicismos, es decir, las palabras que provienen del inglés, son los conceptos que en mayor número estamos incorporando desde principios del siglo XX, como el resto del planeta, ya que la primacía geopolítica es evidente. Supongo que muy pronto comenzaremos a importar palabras chinas.
Pues bien, como cualquier moda o nueva forma de comunicación -aún no la hemos digerido-  si se usa de modo correcto puede beneficiar a los ciudadanos en general, por su inmediatez y su riqueza comunicativa, no sólo por las propias palabras que se pueden enviar, sino también por sus iconos, fotografías, vídeos y mensajes de audio. Es sin duda una auténtica revolución, sobre todo porque es gratis o free - terminarán aceptando este término igualmente, la RAE parece que va a tirar la casa por la ventana- Al principio, este sistema proponía una irrisoria cuota anual que podía pagarse a través del móvil, sin embargo, si esperabas un par de días, el servicio volvía a reactivarse (free- again). Puede ser muy enriquecedora toda la información que podemos mandar y recibir al instante.
Por otra parte, la realidad puede ser bien distinta. Nos topamos con una alocada fauna que no respeta la ortografía, ni los signos de puntuación y existe un abusivo uso de las abreviaturas, hasta el punto de que algunos mensajes son verdaderas criptografías, y si uno no maneja muy bien esto de los iconitos podemos hallar un ameno jeroglífico, por ser un tanto plausible. O quizás nos encontremos ante el nacimiento de nuevos códigos de expresión que dirigirán el devenir de la sociedad. Esto  suena un poco a ciencia ficción, puesto que los alumnos, los estudiantes, sea cual sea su nivel, los jóvenes en general, tienden a comunicarse principalmente con este método con el amigo o amiga que tienen a escasos metros de distancia. También reproducen todas las faltas de ortografía, que usan a través de los wasaps, en los exámenes o trabajos de clase y disminuyen por tanto su capacidad expresiva, ya que cuando se guasapea se tiende a reducirlo todo y se obvian matices y apreciaciones lógicamente, con el consecuente empobrecimiento de la lengua oral y escrita. En definitiva, mengua la riqueza expresiva total o parcialmente, pues no expresamos ni en cantidad, ni en calidad, todo lo que sentimos o pensamos. A esto hay que añadirle las consabidas malinterpretaciones obvias y ambigüedades varias que van intrínsecas a todo este tinglado del wasapeo. Malinterpretaciones que han generado algunas disputas, peleas y divorcios, cómo no.
 Como vemos, los adultos tampoco se libran de este galimatías babélico. Sabemos - los vemos- que hay muchos enganchados a todo esto y rehúsan  otro tipo de comunicación, por ejemplo el correo electrónico, ya no nos referimos a las cartas de sobre, sello y buzón, que pasaron tristemente a la historia. Nos los encontramos en cafeterías, en el autobús, por la calle, en las salas de espera, y en las colas del banco, de la tienda y del paro. Cualquier momento es bueno para guasapear, incluso caminando.  Otros se centran en el otro extremo y envían un mensaje al año, eso sí, con la vecina o vecino o el amigo íntimo, pueden enviarse docenas al día. Son estos los que despectivamente dicen que no lo usan. Por otro lado, se encuentran los que envían al día montones de fotografías y vídeos, a diestro y siniestro. Uno los recibe de diferentes amigos-as, por esto de la globalización, oiga, que todos pensamos y hacemos lo mismo, y llega uno a saturarse de los mismos y repetitivos vídeos o fotografías, que volvemos a encontrarnos en las redes sociales, incluso en las noticias de TV. Con lo cual se redistribuye la misma información una y otra vez por todos estos cauces, hasta aborregarnos y adoctrinarnos con los mismos lemas, las mismas apreciaciones y en definitiva con las mismas historias. Se trata, al fin y al cabo, de que haya otros que piensen por nosotros y dirijan nuestras opiniones, votos y semblantes por donde ellos deseen, esto es, alienación.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NOS ESTAMOS HARTANDO

NOS ESTAMOS HARTANDO

Muchos ciudadanos de todos los colores, tendencias o ideologías nos estamos cansando del machacante tema catalán. Son titulares diarios, día, tarde y noche en la prensa, la radio y la televisión. Las redes sociales se abultan y crecen mastodónticamente con esta temática, que sin duda es fundamental para el devenir de España en particular y de Europa en general. Sucede que ha sido siempre la niña predilecta del gobierno, la mimada y consentida y la que siempre ha dado quebraderos de cabeza. El resto de las regiones o autonomías ha sido tradicionalmente ninguneado para que la gran señora de España, la culta y la adinerada Cataluña no se enfadara, tal ha sido su prepotencia, su altanería y su egocentrismo que pensaban que en Europa la iban a mimar como ha ocurrido desde siempre en España. Y le han dado con la puerta en las narices. Pero al Govern (no debemos utilizar la sinécdoque tan alegremente) no se le baja los humos ni el enfado. Sus delirios de gra…

ESAS MADRES

Señor Berlanga

Lástima que no nos haya quedado otro L.G. Berlanga para filmar este vodevil que se ha montado y que  continúa en desternillantes fascículos coleccionables. Sólo bastaría, si acaso, Valle-Inclán, creador del esperpento, para aderezar el guion de esta farsa decadente y cutre que desde fuera, si eres un poco observador, tan sólo puede despertar hilaridad o cierta vergüenza si te sientes realmente catalán o español; que cada cual puede sentirse como le venga en gana, como si uno desea sentirse abeja o avispa al mismo tiempo, pero sin faltar el respeto, oiga.

El actor principal es un perfecto burgués llamado Puigdemont con cuatro apellidos andaluces, aspiraciones a mártir y poco inteligente en las entrevistas. Junqueras, católico que canta homilías, que lo bendice y que recuenta los votos en medio de una misa y sin repicar. Otro Rufián de ascendencia jiennense que representa la izquierda pija cool, joven malandrín antiespañol que viste de Zara y compra en Mercadona, dedicado a…